LIBERTAD CERCENADA EN PASTO

Por: José Luis Guerra

Exsecretario de Gobierno de Pasto

Un grupo de jóvenes que jámas se han visto envueltos en actividades ilícitas, estudiantes universitarios y comprometidos en hacer de Pasto una ciudad amable, fueron víctimas de maltrato ejercido por parte de la policía facultados por el Decreto 0938, que prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas en espacio público.

El siguiente es el texto de la denuncia presentada por uno de ellos ante la Defensoría del Pueblo: “El día 26 de julio del presente año, a las 10:30 de la noche aproximadamente, me disponía a realizar una compra en la droguería “Drogas la Rebaja” ubicada en la Avenida de los Estudiantes acompañado de dos amigos. En el momento que finalizó la compra me disponía a pasar para retirarme en el vehículo de mi amigo, el cual estaba parqueado en al carrera 35 entre calles 19 y 20, de repente apareció un camión de la policía seguido de una camioneta sin identificación alguna, pero en la cual se estaban movilizando funcionarios de la Alcaldía Municipal, identificados con un chaleco que tenía un escudo de la Alcaldía y en la parte posterior el rótulo “Espacio Público. Los policías empiezan a realizar una requisa sin inconvenientes, al finalizar la requisa me dicen que me puedo ir, con la sorpresa que al momento que me estaba yendo en compañia de mis amigos, un policía me agarra de la chaqueta y propinándome un puño en al espalda me dice que me suba al camión. Yo no estaba en estado de embriaguez y en la requisa no se me encontro nada irregular. Yo le digo al policía se me puede decir por qué me suben al camión a mí y a mi amigo, sin obener respuesta alguna. Yo me asusto porque no entiendo la situación y me suelto de la custodía del policía, al soltarme tropiezo y caigo al suelo, en ese momento el policía en jefe grita que me cojan y estando yo en el suelo llegan 4 policías y me propinarón dos patadas en la espalda y en el momento que me estaba poniendo de pie, uno de ellos me propina un golpe muy fuerte con el bolillo en la rodilla izquierda, posteriormente me suben al camión encuellado. En ese momento pasa un amigo en el carro, y al ver mi situación se baja del vehículo y les pregunta a los policías acerca de lo que está sucediendo, en ese momento los policías lo someten y lo suben al camión. Les preguntamos a los policías la razón por la cual estamos ahí y a donde nos llevan, sin obtener respuesta alguna, posteriormente uno de los uniformados nos dice que nos van a llevar al CAI del Barrio Corazón de Jesús, a firmar un compromiso y que la diligencia se demora 20 minutos.

 

Cuando arranca el camión empieza a hacer un recorrido por varios barrios de la ciudad, Santa Mónica, Chapal, la salida al sur, El Pilar y el Chambú entre otros que no puedo identificar. Aproximadamente a las 12:40 am paramos en el barrio Chambú, en donde se disponen a subir más gente y uno de los agentes de policía nos señala a  los tres y nos dice que nos bajemos del camión, dejándonos en un barrio que desconocemos y poniendo en riesgo nuestra integridad física.

 

Cabe resaltar que nunca llegamos a firmar ningún compromiso, ni tampoco terminamos en el CAI del Barrio Corazón de Jesús. También me llamó la atención, ver a tres hombres vestidos de uniforme de Policía, en el platón de la camioneta de la Alcaldía de Pasto, llevando el rostro cubierto con pasamontaña. Detrás de la camioneta de la Alcaldía venia un carro SPARK azul de uso particular en donde iban policías y al parecer era el jefe del operativo”.

 

De esta declaración se puede concluir que no los llevarón al CAI del Barrio Corazón de Jesús porque no estaban en estado de alicoramiento.

 

Según el Secretario de Gobierno Gustavo Nuñez, se expidió este Decreto para brindar mayor seguridad a las personas. Pero cómo puede haber seguridad si la libertad y la integridad de las personas se lesiona. El Decreto 0938, está mal concebido, las facultades que les da a la policía para proteger la seguridad en este caso fueron utilizadas arbitrariamente en menoscabo de la propia libertad y seguridad a cuya protección atienden. Todo atentado contra la libertad, es un atentado contra la seguridad. Por eso, es inaudito que en un ESTADO DE DERECHO, se expidan decretos para proteger la seguridad a costa de la libertad. Es deber del señor Alcalde HAROLD GUERRERO, establecer mecanismos de protección a los ciudadanos contra la utilización arbitraria de las facultades conferidas por el Decreto.

Comentarios

Comentarios