Memoria y la resonancia

Por: Andrés Santacruz

Después de una larga espera, tras su paso por el Festival de Cannes en 2021 y llevarse el premio del jurado, finalmente hemos podido ver en Colombia Memoria, la más reciente película del aclamado director tailandés Apichatpong Weerasethakul y que protagoniza la actriz británica Tilda Swinton junto a los colombianos Elkin Díaz y Juan Pablo Urrego.

He querido comentar o anotar brevemente algunas de las sensaciones que dejaron en mí la peli, pero me ha costado articular de forma clara lo que sentí. Y es que hay varios factores que me sacudieron, y me siguen sacudiendo, empezando porque es una peli rodada en Colombia, que ya hace que uno esté super pendiente al menor detalle de la representación de lugares y personas, sobre todo, si lo hace alguien que no es de acá: que si los colombianos somos así, que si hacemos esto, o no, que si nos están victimizando, exotizando, etc.; y, porque Apichatpong Weerasethakul siempre resulta un poco indescifrable y todas sus pelis parecen jugar con mitos y e imaginarios que, sin resultar solemne o pesado, lo dejan a uno meditativo y con cierta sensación de trascendencia.

En 2019, fui de vacaciones a Bogotá y estuve en la cinemateca viendo varias pelis de una retrospectiva que le hacían al director tailandés y, para mi sorpresa, él estaba allí, en la muestra de El tío Bonmee que recuerda sus vidas pasadas para un coloquio al finalizar la película. Me pareció súper loco verlo, ¿Qué demonios hacía en Colombia este señor? Es un director tan potente que me parecía irreal una visita suya en el país, cuando uno solo lo ve en Youtube en entrevistas de festivales y museos. Efectivamente, en el coloquio alguien le preguntó que por qué estaba en Bogotá. Nos dijo que estaba filmando una peli con Tilda Swinton en esos meses, en distintas partes del país. En el coloquio también estaba su director de fotografía, Sayombhu Mukdeeprom, quien decidió responder a la pregunta de qué tal les parecía Colombia, y dijo que desde que aterrizó a Bogotá le pareció una ciudad supremamente gris, y que se sentía en el aire como un rastro de que cosas muy fuertes habían sucedido, que tenía una energía triste y nostálgica. Su sinceridad me impresionó, sobre todo por escapar de los típicos lugares comunes, que agradan a los públicos, sobre la gente alegre y sus paisajes bonitos. Y me impresionó también por haber percibido algo que me parecía tan acertado, teniendo en cuenta que fue una impresión inmediata a su llegada.

Ver la peli me llevó inmediatamente al recuerdo de ese coloquio y a esa primera impresión que se llevó el director de fotografía: Memoria está llegan de grises, de un tono lúgubre, es opaca y desolada (incluso en medio del gentío capitalino).

En el cine del tailandés suele haber un encuentro con la fantasía, en su sentido literal de facultar al ánimo de reproducir cosas pasadas o lejanas (como pone la RAE), o de fantasmagoría, de ilusión de los sentidos. En el caso particular de Memoria, ese sentido que alude a la fantasmagoría es el sonido.

En una entrevista, Apichatpong Weerasethakul cuenta que en Colombia encontró cómo la violencia se manifiesta a través del sonido. Al hablar con gente, le contaban cómo por nuestra historia reciente, el sonido trae a la luz viejos traumas. Sonidos fuertes y secos, que podían ser fuegos artificiales, el pinchazo de una llanta, etc., hacían atravesar por las grietas de la memoria presuntamente olvidada la resonancia de las detonaciones de fusiles, carros bombas y actos de violencia terribles, que vuelven al presente de manera fugaz sacudiendo y entremezclando tiempos desde sonidos que se confunden.

Jessica (Tilda Swinton) es despertada en la madrugada por un sonido extraño, fuerte, punzante e inexplicable. Este sonido se vuelte recurrente, la acecha. La película se vuelve una búsqueda por el origen, la explicación de este sonido, que la lleva hasta la selva.

Apichatpong Weerasethakul crea una peli de suspenso magistral desde el cine lento y contemplativo, usando 89 planos en total, donde la quietud añade a la tensión y el sonido es el elemento angular que guía la búsqueda de su personaje principal. ¿Cómo se busca un sonido? ¿Qué significa un sonido? ¿Cómo se describe un sonido que parece ser escuchado por una única persona? Esa Búsqueda revela tangencial y sutilmente un país complejo, lleno de heridas que no han cerrado, en el que otros tiempos interpelan al presente, y solo nos queda reverberar.

Comentarios

Comentarios