País de derechas

El presidente de la República instaló formalmente el pasado 20 de julio el Congreso de la República. Su discurso estuvo enfocado al tema del fin del conflicto interno, declarando que sería el ‘Congreso de la Paz’. Le hizo una invitación a quienes no votaron por él que se unan a este propósito, afirmando que sería absurdo que alguien se opusiera a alcanzar la paz de nuestro país.

 La expectativa de los medios de comunicación se centraba en que si finalmente se posesionaría Uribe, lo que finalmente ocurrió. Teniendo en cuenta que el expresidente ejerce una gran influencia sobre su bancada y la fuerte oposición que viene ejerciendo en contra de Santos y las acusaciones de corrupción.

 

Hay que tener en cuenta que los uribistas alcanzaron 20 escaños en las pasadas elecciones parlamentarias, mientras que la coalición de gobierno disminuyó ostensiblemente, pero siguen siendo mayoría. Sin embargo, la posición de los miembros del partido Conservador aún está por verse, pero en su mayoría apoyaron la reelección de Santos.

 

La piedra en el zapato para los uribistas la constituyen los senadores de Polo, Jorge Robledo e Iván Cepeda, quienes han sido muy contundentes en denunciar, con evidencias en mano, de los desafueros cometidos durante el gobierno de Álvaro Uribe. Robledo lo hizo en cuanto a la firma de los TLC de manera inequitativa para el país, el enriquecimiento inusitado de los hijos del expresidente. Mientras que Cepeda ha sido muy punzante al acusarlo de tener vínculos con el paramilitarismo.

 

En cuanto al discurso del presidente, se da a entender que lo que fue su primer periodo de mandato, no será igual en el segundo, de manera particular ya no se hizo énfasis en el programa de viviendas gratuitas, del que estamos seguros le aportó para alcanzar la mayor votación en la reelección.

 

Se habló de acabar con la reelección del primer mandatario, posibilitando la ampliación del periodo de gobierno, lo que conllevaría a que se les amplíe también a los alcaldes y gobernadores.

 

La reestructuración de las CAR es una urgencia de la que se mencionó. Estos organismos descentralizados son focos de corrupción y politiquería en el país. El aporte que le han hecho a la gestión ambiental es nulo, cuando se destinan grandes sumas de dinero que el contribuyente aporta de manera directa. No se ven los planes de reforestación, el mantenimiento de las cuencas hidrográficas y las licencias ambientales son otorgadas sin estudio técnico.

 

Estableció el compromiso de garantizar la jornada completa para los estudiantes de primaria y bachillerato, que consideramos es la mejor inversión que se puede hacer en la población colombiana, cuando la educación brinda las herramientas para el progreso de una nación. Para ello tendrá que hacerse un gran aporte de recursos estatales en restaurantes escolares, plantas físicas y personal.

 

El internet gratuito para todos los colombianos es abrir un mundo de posibilidades, que junto con la educación es la puerta al conocimiento e integración al mundo globalizado.

 

Elementos que refuerzan la necesidad de ponerle fin al conflicto social y armado para garantizar la inversión en lo social y alcanzar una participación democrática de amplios sectores de la sociedad colombiana en el rumbo que pueda tomar el país en los próximos años.

 

A pesar de que en el contexto latinoamericano se han instaurado gobiernos progresistas, en Colombia aún seguimos navegando hacia la derecha, y la paz es un imperativo.

Comentarios

Comentarios