Santa Catalina y Old Providencia. I Parte

Por Walter Benavides Antia
A principios de este mes, fui invitado a dictar una charla sobre historia de Colombia en la isla de San Andrés y Providencia y entre las muchas cosas que descubrí, es que los continentales (nosotros), desconocemos su rica e interesante historia, que hay una alentadora preocupación por investigar y producir desde lo local su rica historia, marcada por conquistadores españoles, cuáqueros ingleses, piratas, corsarios y bucaneros. Antes de compartirla, hagamos un pequeño marco lógico a la investigación que estoy desarrollando. En los primeros años de la conquista (1492-1510), para el imperio español, las islas de Santa Catalina, Providencia y San Andrés, solo representaron parte del paisaje, pues era tan inmenso el territorio descubierto, que no se disponía de población suficiente para ocuparlas. Esa puede ser la principal causa a que hayan permanecido tanto tiempo sin asentamientos importantes que fueses reseñados por los cronistas. La ocupación formal en 1655 de la isla de Jamaica y de algunas islas de las Antillas Menores por parte de ingleses, franceses y holandeses, y el verse España privado a los centros africanos de esclavos, afectó el sistema de su monopolio comercial, donde el comercio de esclavos se convirtió en uno de los factores de la lucha por la supremacía marítima entre las potencias europeas y España carecía de ellos, situación que lo marginó de dicha competencia y la obligó a depender del contrabando o la entrega de territorios a sus potencias rivales.
Corsarios (personas que con su tripulación se dedicaban a asaltar y destruir naves piratas y enemigas, con la autorización del Gobierno de una nación), lucharon en la independencia de Colombia. Cartagena de Indias declara su independencia total de la corona española, el 11 de noviembre de 1811, hasta diciembre 6 de 1815, cuando es recuperada para España por Pablo Morillo tras un doloroso sitio de 111 días. Los venezolanos Pedro Gual y Manuel Palacio Fajardo viajan a Estados Unidos, comisionados por el gobierno de Cartagena de Indias, para buscar apoyo a la causa independentista de la Nueva Granada y Venezuela y otorgar patentes de corso en su lucha contra el imperio español. Llegan a Washington en diciembre de 1812 y aunque se entrevistan con el presidente James Madison (cuarto presidente de los Estados Unidos), este les manifiesta que no pueden tomar parte en la contienda por el tratado de no agresión firmado que tienen con España.
Es entre 1812 y 1815, que la bandera de Cartagena de Indias, llega a ser la insignia bandera que más agrupa corsarios en el Caribe, debido a la existencia de oficinas de patente de corso a su nombre, en puertos de Estados Unidos como Baltimore, Norfolk, Portsmouth y Filadelfia, pero también del México insurgente. Entre los corsarios más famosos que izarán la bandera cartagenera en sus mástiles durante ese período, se encuentran, los hermanos Lafitte (Jean y Pierre), los franceses Luis Aury y Gregor MacGregor, y el curazoleño Luis Brion, cada uno con suficiente material histórico como para contar sus historias antes, durante y después de lo que conocemos como independencia de Colombia.
Jean Lafitte y su hermano, insistieron cada vez que se vieron envueltos en problemas con las autoridades de Estados Unidos (que no reconoció al gobierno de Cartagena como gobierno legal) o México, en que eran corsarios, más no piratas; Luis Aury, reclutado por Pedro Gual en 1812, desde su experiencia como marinero, entendió el desgobierno del mar caribe y se vuelve corsario a partir de 1803, con su socio el comodoro Charles Lominet, del gobernador de Guyana, Víctor Hugues (1762-1826 y ondeará en sus goletas banderas de la Nueva Granada, México y Buenos Aires); y Gregor MacGregor, militar de carrera, quien después de trabajar con Francisco de Miranda en Venezuela en 1811, se vuelve corsario de Cartagena de Indias en 1814, y en 1817 logra a punta de engaños financiar en Londres fracasadas expediciones militares acompañado de Aury, primero a la isla de Amelia (primero con bandera de la Gran Colombia y luego de México), y de los puertos de Portobelo en Panamá y Riohacha en Colombia con bandera de Buenos Aires.
CONTINUARÁ
antia53@gmail.com. Fuente: libro en construcción “Guerrilleros del mar, en la independencia de Colombia”. 2022.

Comentarios

Comentarios