Un gobernador que se la juega por Nariño.

A raíz de la crisis que se vive en Nariño por la ausencia de unas vías que nos permitan conectarnos con el resto del país y las consecuentes afectaciones de orden económico y empresarial, es grato encontrarse con una voz que expresa el descontento de un pueblo ante las diferentes instancias del gobierno nacional.
Si algo nos ha permitido ver con claridad este prolongado invierno es la necesidad de contar con una moderna infraestructura vial, acorde a los requerimientos técnicos del siglo XXI. La destartalada Panamericana ya cumplió su ciclo y bastó que una roca cayera sobre uno de los puentes para cerrarnos el acceso a todos los mercados y destinos de Colombia.
La acertada y pronta gestión del doctor John Rojas Cabrera logró superar de manera exitosa este desastre natural y arquitectónico con la instalación de un puente provisional que de alguna manera nos permite un respiro y la entrada y salida de productos y mercancías. De no ser por ello, aún estaríamos afrontando una calamidad de incalculables proporciones.
Nariño requiere con urgencia una red vial moderna y ágil, como la exige con vehemencia nuestro mandatario ante el gobierno nacional. Las existentes ya dieron muestra de su fragilidad y falta de inversión.
Rodeamos a nuestro gobernador en su propósito de gestionar recursos para alcanzar de una vez por todas ese anhelo regional. Gobernantes de este talante son los que Nariño requiere en momentos de crisis y afugias. El clamor del doctor John Rojas Cabrera es la expresión viva de un pueblo que forja su suerte en la unidad y la resistencia.

Comentarios

Comentarios