A 15 años del magnicido, ‘habla’ Jaime Garzón.

 

Jaime Garzón Forero logró ostentar el mejor y más grande poder genuino: el poder de la opinión. Matizado este por enormes dosis de humor inteligente, en el encontró también la muerte.

Sin duda, Garzón era el mayor peligro para el sistema tradicional y estaba corroyendo las bases de la selecta minoría privilegiada. Con humor cáustico y fino, Jaime le pintó la cara a todo el mundo, especialmente a una clase de poder que siempre lo vio ajeno e inconveniente. Con ello logró fascinar al público gracias a la independencia y la irreverencia con que enfrentaba a los diversos acontecimientos nacionales, pues por primera vez en Colombia el humor servía para criticar de frente la escena política. Garzón tomaba conciencia de su propia importancia.

Hizo total empatía con el pueblo, con la sociedad civil que hoy 15 años después de ese vil magnicidio no lo olvida. Por ello (descartando a Uribe vigente y ocho años presidente) fue en la práctica elegido como el verdadero Gran Colombiano. Los méritos sobran y es mucho decir de su verdadero valor y significado para la historia de este país por siempre.

Por aquella época estaba previsto, que en menos de 10 años, la revolución ciudadana consolidada por millones de personas sacudidas de engaños y manipulaciones con el serio factor del humor de Jaime Garzón, se tomaría el poder (El mismo Garzón podía llega a ser el Presidente de Colombia). Pero el sueño se arruinó hace 15 años, de allí la pena de país que aun padecemos. Hoy lo recordamos con profundo dolor, buscando preservar sus anhelos que siempre tuvo por Colombia, por su gente.

Por ello haciendo un poco de abstracción lo abordamos en la eternidad y recogemos sus opiniones (lo que hoy diría con precisión):

¿Cómo ve la Unidad Nacional del presidente Santos?

“El consenso político es de frente…Nacional y de espaldas al país. A los políticos no les interesa las minorías, porque sumadas son la mayoría. Mire no más como acaba de presentar su gabinete para Santos II, a la bogotanísima Gina la quiere hacer pasar como costeña”.

¿Y al expresidente Uribe?

“Considera que la paz se logra armando a 47 millones de colombianos. Meterle más población civil a la guerra, para que tengamos de una vez una guerra civil, es decir pasar de AUV a AUC”.

¿Y al Presidente Juan Manuel Santos?

“Políticamente es como un aguacate. Ha sido ayudado por los gobiernos de turno, por casi todos los santos (menos por San Pacho) y fue envuelto por EL TIEMPO para madurar y ser presidente. Y allí nos lo puso Uribe, para que ahora coma de su cocinado”.

¿Y el papel de los medios?

“Creen que la humanización de la guerra empieza con la trasmisión del conflicto. Y a veces cambian, empezando por Alejandro (Santos), el primer sobrino del país. Este gobierno hizo un milagro con Semana, que ya le publica sus boletines oficiales”.

¿Por qué era tan gracioso?

“Yo me quedé así porque fui educado con “Yo y Tu” y los “Tres Chiflados”. Los niños de hace 20 años crecieron con QUAC, una generación mucho más contestataría”.

¿A quién le hace hoy un llamado?

“A Bill Gates. El software para ordenar las ideas a los políticos, aun no se ha inventado”.

Ud fue alcalde menor y fue destituido, luego reintegrado. Un conocido suyo Andrés Camacho, fue condenado. ¿Vale la pena ser funcionario público?

“Para uno hacer crítica lejos de los intereses del poder tiene que tener un desprecio por el poder. Es mejor quedarse así, de lejitos”.

¿Uribe sabía o no sabía de las chuzadas?

“Esa fue la última pregunta que le hicieron al pulpo Paul. Al otro día amaneció muerto”.

¿Y de los falsos positivos?

“Hay unos muy buenos. Con las inmensas incautaciones de bicarbonato y sal de frutas, se está ganando la guerra contra la acidez”.

¿Qué opina del proceso de paz en Cuba?

“En Colombia yo creo que el pueblo recobra la capacidad de poder si se organiza, en términos civiles, porque el conflicto armado ya no tiene razón de ser”

¿Heriberto de la Calle era de alcurnia en su origen, con semejante apellido?

 

“Heriberto es de la Calle porque nació en la calle. Mientras Humberto el virrey ese que pasa bueno en Cuba, afortunadamente no es de la familia. Heriberto si es trabajador”.

¿Por ello no era tan refinado en televisión como el doctor de la Calle?

“Este país se escandaliza por que uno dice “hijueputa” en televisión, pero no se escandaliza cuando hay niños limpiando vidrios y pidiendo limosnas”.

¿Le tenía miedo a la muerte?

“A mí no me daba miedo que me maten, pero sí que me dejaran como a Navarro Wolf”

¿Y si estuviera aun activo en Colombia, qué estaría haciendo?

“Seguiría trabajando con mi dos cajas, mi caja de dientes y mi caja de embolar. Así el riesgo de una monarquía en Colombia sería tal vez menor. Pero ya ven, terminé en otra caja”.

Jaime en su tumba, merece tener el epitafio de un perro. La lápida de un gran hombre como Garzón, debería describir lo que el poeta Lord Byron escribió para su perro: “Aquí reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad. Tenía la grandeza de los grandes hombres y ninguno de sus defectos”. Este mismo poeta fue el de la famosa frase: “cuanto más conozco a los hombres más quiero a mi perro”. Así mismo pensaba Garzón.

Apostilla 1: La mayoría de colombianos independientes y demócratas nunca olvidaremos a Jaime Garzón Forero, el hombre más valioso e influyente de este país. En su memoria seguiremos la línea que trazó, buscando fortalecer el poder ciudadano, achicando espacios a la clase política corrupta y opresora. Desmontando los injustos privilegios de una minoría dominadora. Quince años después, Jaime vive.

Apostilla 2: Recuerde aquí la última entrevista y la canción favorita de Jaime Garzón, Canela, “Quiero morirme de manera singular”, interpretada poco antes de morir.

Comentarios

Comentarios