Afganistán: génesis de un conflicto

El avance de las tropas talibanes desencadenó escenas de terror en Afganistán. Las imágenes le dieron vuelta al mundo cuando una multitud se precipitó hacia el aeropuerto de la capital en un intento desesperado de huir del país tras el regreso del movimiento islamista radical que promete restablecer su régimen después de 20 años de guerra. La velocidad del avance talibán parece haber tomado a muchos por sorpresa, a tal punto que llegaron al palacio presidencial de Kabul, en el que se les ve sentados en el despacho del presidente Ashraf Ghani, quien huyó del país ante la llegada de los insurgentes.

Esta organización ha despertado el pánico y el caos, como tal. Los Talibanes, que puede traducirse como estudiantes del Corán, es un grupo armado integrista que toma forma a principios de los años noventa en la frontera de Afganistán con Pakistán. Los Talibanes estaban conformados por excombatientes de la resistencia afgana, conocidos como Muyahidines, que lucharon contra las fuerzas invasoras soviéticas en la década de 1980, cuyo objetivo era imponer su interpretación de la ley islámica en el país y eliminar cualquier influencia extranjera.

Los Talibanes están dirigidos por Haibatulá Ajundzada, un clérigo religioso de alto rango de la generación fundadora de los Talibanes. Otro actor clave es Mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador de los Talibanes, que fue liberado en 2013, después de ser capturado en 2010 en Karachi, la ciudad más grande de Pakistán.

Los Talibanes son un grupo fundamentalista que han tratado de presentarse a sí mismos como la renovación, han afirmado estar comprometidos con el proceso de paz, un gobierno inclusivo y dispuestos a mantener algunos derechos para la población femenina. Han afirmado que las mujeres pueden continuar su educación desde la primaria hasta la superior, eso contradice las reglas durante el pasado gobierno entre 1996 y 2001.

También anunciaron que diplomáticos, periodistas y organizaciones sin fines de lucro podrían continuar operando en el país. Pero a muchos les preocupa el pasado, cuando los derechos de las mujeres estaban severamente restringidos: las mujeres solo se aventuraban a salir si tenían un permiso escrito de los hombres, y, por supuesto, tenían que llevar su inseparable burka.

Este conflicto se inició en 1989 cuando los Muyahidines lograron derrocar el gobierno comunista que la Unión Soviética que se habían logrado instaurar en el país en 1979. Lo lograron con países vecinos como Pakistán, pero también con el apoyo de los Estados Unidos que actuó movido por el contexto de la Guerra Fría. A principio de la década de los noventa, comenzaron las discrepancias entre las distintas facciones afganas que finalmente cristalizaron en 1996, con la toma del poder por parte de los Talibanes. En ese momento se instauró un régimen basado en la interpretación rigurosa del islam.

La intervención de los Estados Unidos en este país asiático se dio bajo el pretexto del atentado con unas aeronaves comerciales a las torres gemelas del World Trade Center, con dos aviones, otro al edificio del Pentágono y uno más que cayó en Pensilvania, el 11 de septiembre de 2001, con un balance de alrededor de 3.000 muertos. Esto ha sido calificado como un autoatentado por parte de analistas políticos, pero, también, desde la física y la falta de pruebas que nunca presentó los Estados Unidos, que digan lo contrario.

Bush culpó del ataque a la red terrorista Al Qaeda, liderada, entonces, por el saudí Osama Ben Laden. Los Estados Unidos declararon la guerra al terror y a sus santuarios con la Operación Libertad Duradera contra las fuerzas Talibanes. Ben Laden fue localizado y abatido por las fuerzas especiales estadounidenses en mayo de 2011 en la localidad de Abbottabad, Pakistán, pero tampoco mostraron el cuerpo abatido.

Los Talibanes han mantenido su zona de influencia en la frontera y el interior pakistaní; ahora retornan al poder por el acuerdo de Doha, firmado septiembre de 2020 por el entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, y Abdul Ghani Baradar con el compromiso de que las tropas americanas abandonaran la nación asiática sin que se presenten ataques, y, por ello, los talibanes avanzaron hasta tomarse Kabul con la huida del presente afgano Ashraf Ghani.

Comentarios

Comentarios