Así paga el diablo a quién bien le sirve

“Gobierno de Iván Duque da el peor tratamiento de todos los departamentos a Nariño en el proyecto de presupuesto de la Nación 2022. Recorta de 2 a 1.6 billones los recursos de inversión de 2021. Para el próximo año proyecta 1.9 billones, 7% menos que este año y 22 puntos por debajo de promedio nacional”.

Pagina10.com

 ¿No se creía acaso que el gobernador de Nariño gozaba del aprecio y afecto del gobierno nacional? ¿O que se nos abrirían las puertas de todos los ministerios e institutos?

Traducido en términos muy nuestros significa que a Nariño le espera más hambre y pobreza. Asaltados en nuestra buena fe y esperanza.

No queda duda que SOMOS OTRA COLOMBIA, marginada, marginal y desdeñada. 

Esperar el pronunciamiento de nuestros congresistas ya es cosa de ilusos. La godarria únicamente piensa en sus intereses. Ante esta situación tan deplorable debemos unirnos, un hecho también improbable.

Hace algunos meses nos quitamos los zapatos como protesta por el trato displicente del gobierno nacional a  Nariño  en el PLAN NACIONAL DE  DESARROLLO. Como respuesta los congresistas nariñenses se tocaron y logramos grandes recursos para Nariño.  Hoy debemos quitarnos la indignidad y la indiferencia civil. Nos ahogamos en necesidades y nos quedamos rezagados del futuro.

 

Esta afrenta contra Nariño no puede pasar inadvertida. Se hace necesario un frente amplio y popular contra estas medidas lesivas del gobierno nacional que nos sumen en uno de los peores momentos de nuestra historia.

 

Ya no se trata de pertenecer a uno u otro movimiento político, se trata de ser NARIÑENSES en el verdadero sentido y significado de la palabra. Debemos, por lo menos, elevar UN MEMORIAL DE AGRAVIOS al gobierno nacional dejando constancia de un rechazo general y colectivo a esta medida impopular y regresiva para los intereses de nuestro departamento.

 

Los nariñenses necesitamos, definitivamente, unos CONGRESISTAS con profundo y alto sentido de pertenencia con nuestra región. Que no se entreguen y vendan fácilmente por una entidad, un instituto, una corporación o una copiosa y frondosa cuota burocrática.   Congresistas que entiendan que su papel deber ser protagónico a la hora de defender los intereses de Nariño. No es mucho pedirles, es su obligación ética y moral con el pueblo de Nariño.

 

Nos queda una única y última oportunidad de recuperar esa dignidad como pueblo. El voto es un acto político con amplias repercusiones económicas y sociales. Nos corresponde como pueblo y región elegir a conciencia, con la certeza de que lo hacemos por alguien que reúna en su ser conceptos de inteligencia, cultura, valor y lealtad por su pueblo.

 

Lo paradójico de esta situación es que quien formula esta denuncia es el exgobernador de Nariño Raúl Delgado, uno de los impulsores de Camilo Romero, considerado como uno de los peores gobernadores del departamento de Nariño y quien a su vez impulsó y apoyó al actual gobernador del departamento de Nariño, que según informes de algunas dependencias oficiales obtiene las peores calificaciones en su gestión.

 

Es decir que quien nos inoculó el veneno a los nariñenses ahora pretende vendernos un andídoto con candidatos igualmente  “alternativos” como Camilo Romero y su hijo moral John Rojas.

 

No podemos caer en trampas ni mucho menos en oportunismos políticos de quien tiene una alta cuota de responsabilidad de la debacle de Nariño, hábil en componendas politiqueras y electoreras, pero ducho en evadir sus responsabilidades históricas y económicas de Nariño.

Comentarios

Comentarios