BARRIO UNIÓN VICTORIA

Fotografía: Andrés Arbelaez

Por: Julio Andrade

Sentada en su mecedora de mimbre, frente a su vetusta máquina de coser a pedal marca Singer, de esas que las señoras de la sociedad ahora utilizan como adorno de sala, rodeada de artesanías de su propia hechura y un altar de cuantos santos y vírgenes existen en el catolicismo, nos mira llegar Doña Rosaura Carolina Ruiz, a quien todos en el barrio Unión Victoria recuerdan como su fundadora. 

Dice uno de sus moradores, que fue ella quien, no se sabe en que año en compañía de otros como don Borja y Doña Tomasa Meza, empezaron a limpiar monte y tumbar manglar y a lotear el estero para pelear con los cangrejos por un pedazo de tierra donde vivir. 

Quien quería hacerse a un pequeño baldío, debía dar un aporte de 200 pesos para conformar un fondo para tramites y organización del barrio de invasión. Quien daba su pequeño aporte, inmediatamente se le asignaba un pedazo de monte para que lo acondicionara.

 

Doña Carolina se niega a decir cuantos años ha vivido y a nuestra pregunta sobre la fundación o inicio del barrio no responde, porque según sus palabras, eso solo se sabrá “cuando yo escriba mi libro”.

 

Nos quedamos entonces con las memorias de una persona mas joven, Don Isaac Rengifo, que nos ilustra un poco sobre el barrio y nos manifiesta, que cuando el llegó a la Unión Victoria, ya habían pasado algo mas de cinco años de su fundación pero se convirtió rápidamente en uno de sus líderes y con los amigos de la junta, han luchado desde entonces para que el barrio sea lo que es hoy.

 

Doña Carmen Landázuri es otra líder que le ha aportado mucho al desarrollo de nuestro barrio, dice Isaac, recuerdo cuando la CVC y la Administración Municipal construyeron el matadero o camal para el sacrificio de las reses para el consumo de los habitantes de Tumaco, se hizo a la entrada del barrio, pero como este se fue poblando muy rápidamente, ese matadero no pudo entrar en funcionamiento por cuestiones de salubridad y quedó la obra como uno de tantos elefantes blancos que construyen las administraciones.

 

En los años 90 creamos el grupo Nuevo Amanecer y empezamos a trabajar en el proyecto de crear un centro de salud que necesitábamos con urgencia, solicitamos al municipio nos cediera el matadero pero lo negaron porque esta era una obra de la CVC, entonces me tocó viajar a la ciudad de Cali donde hablé con el Dr. Holguer Perea director de esa corporación y conseguimos nos dieran la construcción del matadero para el centro de salud, que fue bautizado por nosotros, como Centro Hospital Divino Niño Materno Infantil. Paradójicamente, hoy se nos han llevado la atención de urgencias para el centro y hemos quedado prácticamente desamparados en horas de la noche.

 

Fue la creación de este centro de salud, el eje fundamental para el desarrollo de nuestro barrio y todos los que lo rodean.

 

El barrio se llama Unión Victoria, porque anteriormente por donde queda la iglesia, había una empresa maderera de unos cubanos que se llamaba Maderas Victoria y para darle identidad a nuestro barrio tomamos como referencia la empresa y se le dio el nombre con el que hoy se conoce.

 

Posteriormente, cuando la empresa de los cubanos se acabó, un señor Henry Gomez compró los predios de Maderas Victoria y fundó allí una empresa procesadora de palmito llamada Conservas del Pacífico, que en su tiempo tubo mucha importancia en cuanto a generación de empleo en el municipio pero hoy está bastante disminuida y continúa con el proceso de la palma de naidí, extrayendo de su cogollo el palmito y de la fruta o pepa el jugo que se exportan al exterior.

 

Este barrio ahora creo que es el mas grande de Tumaco, debe estar habitado mas o menos por unas 1.500 familias o sea un promedio de no menos de ocho mil habitantes.

 

Con el trabajo de la junta de acción comunal y de todos los moradores, hemos conseguido que nos adoquinen la calle principal. Tenemos un Polideportivo que se hizo en la administración del Dr. Erick Seidel, pero ya se encuentra muy deteriorado y necesita que se le haga una nueva adecuación y con la población tan grande que tenemos en este sector seria bueno que se construyera uno nuevo, pues el que hay solo es una cancha que se usa para básquet y microfútbol.

 

El principal problema que tenemos es el servicio de acueducto que en las partes donde llega, demora de diez a doce días y segundo, queremos que se le ponga mas atención a los callejones y puentes palafíticos que se derivan de la vía principal.

 

Por ejemplo El puente del “cucho”, que llevamos más de quince años rogándole a todos los alcaldes que han venido por aquí a pedirnos apoyo en tiempo de elecciones, que nos construyan el puente o nos rellenen la calle del cucho, que es la más complicada cuando crece la marea. 

 

Le llamamos el cucho, porque como en estos barrios se construye sin ninguna planificación, al cucho solo se entra por un camino angosto, ya que en la entrada está la casa de la Asociación de Carboneros y Leñateros de Tumaco ASOCARLET. Y le venimos pidiendo como dije, a todos los alcaldes, que compren o re-ubiquen la asociación, para abrir la calle y poder que entren los carros y poco a poco hacer un relleno que permita mejorar la situación de los habitantes de este sector.

 

Contar la historia del Barrio Unión Victoria y sus necesidades, es un cuento tan largo, que debe plasmarse en un documental o en un libro del tamaño de la Biblia, por eso, hemos hecho esta pequeña remembranza, para dejar el espacio abierto para cuando la fundadora nos entregue de sus propias manos su mencionado libro.

Comentarios

Comentarios