El fresco humor de Semana Santa en tiempos virales

En época de crisis existencial por cuenta del Covid 19, la Semana Santa en sus tradiciones ortodoxas de viacrucis, lamentos y golpes de pecho, puede acabar de complicar los espíritus ya golpeados. Es por ello que hacemos un paréntesis para darle paso a un poco de humor a tono con la época de recordación a Jesús en un contexto menos acartonado y flagelante. Más divertido.

Una historia bíblica:

Dicen que Jesús estaba pasando un rato de asueto junto a Pedro y le dice: – ¿Es cierto eso de que tú me negarás tres veces antes de que cante un gallo?

Sorprendido y seguro Pedro le dice: – No, no y no Señor.

Cuando Jesús se creía Tiger Woods

A fin de relajarse tras su ardua labor de predicar y obrar milagros, Jesús decide tomarse un descanso a orillas del mar de Galilea. Durante una partida de golf con uno de los apóstoles, en un golpe complicado, la pelota termina en el agua. Jesús recurre a su viejo truco: camina sobre las aguas hasta donde está la pelota y la recoge.

Cuando intenta repetir el golpe, el apóstol le dice que es muy difícil: – Sólo alguien como Tiger Woods puede conseguirlo;

Jesús le contesta: – Soy el hijo de Dios, puedo hacer cualquier cosa que haga Tiger Woods.

Repite el golpe, pero la pelota acaba de nuevo en el agua; Jesús vuelve a caminar sobre las aguas para recuperarla. En ese momento, pasa por allí un grupo de turistas estadounidenses, y uno de ellos, al observar lo que ocurre, se vuelve hacia el apóstol y le dice: – Dios mío, ¿quién es ese tipo? ¿Es que se cree Jesús?

El apóstol le contesta: – No, ¡se cree Tiger Woods!

¿Jesús era Argentino?

Ni más faltaba para los argentinos, que son ‘dueños’ del Papa Jorge Bergoglio. Hoy pregonan que Jesús también era argentino. Aunque encuentran dificultades operativas en la evocación de los milagros. Cuentan que cuando Pedro intentó imitar a Jesús ‘argentino’ el milagro de caminar sobre las aguas, se hundió. ‘Chucho’ el de Buenos Aires lo increpó a ritmo de tango: «Por las piedritas, pelotudo, por las piedritas». Tenía que ser argentino, pero se descubrió el truco.

La sorpresa de Jesús

Un buen día en la Puerta del Cielo Jesús decide relevar a San Pedro mientras este va al baño. Se sienta a recibir a los que intentan entrar y en eso aparece un viejecito al que Jesús le pregunta: – Abuelo, ¿usted a qué se dedicaba en la Tierra?

– El viejecito responde: ¡Ah…! Yo era carpintero. Tenía una larga barba, muchas canas, era pobre y tuve un hijo fruto de un milagro que fue muy, pero muy famoso, además de querido por todos los hombres, especialmente por los niños…

Jesús conmovido lo mira sollozando y le dice: – ¡¡Papaaa!!

El abuelito lo mira sorprendido y, muy emocionado, le contesta: – ¡¡Pinocho!!

Saulo el malicioso

Andaba Jesús de Nazaret camino de Jerusalén cuando se encuentra con Saulo, el gran soldado, que volvía de allí.

-Este le pregunta: ¿A dónde vas Jesús?

-Y Jesús le responde: Voy a Jerusalén a tomar algo.

Ante ello, el suspicaz y altivo Saulo le advierte.

– Pues yo de tí no iría, porque allí te clavan.

Para ‘Los villanos’ Dios es argentino

“Dios es argentino pero se mudó” gritan Los Villanos, que no han perdido la esperanza de que vuelva al Río de la plata. Aquí están sus lamentos desesperados:

https://www.youtube.com/watch?v=p6sbNXeKqvc&ab_channel=matiaslimado

Comentarios

Comentarios