El ingeniero y sus metidas de pata

¿Los que votaron en primera por el ingeniero, le votarían de nuevo? Son demasiadas las metidas de pata. Yo creo que no. Ya es parte de su cultura insultar y hablar de manera desbocada: “Mariguaneros, vagabundos y ladrones, eso se acaba en mi gobierno”. Dice ser independiente, pero acepta apoyos de donde provengan. Nadie conoce su programa de gobierno. Cuando le preguntan los periodistas por un tema en particular, se limita a responder que les va a cortar la chequera.

No tiene el menor empacho para responderles a los periodistas con un “¡qué preguntas tan estúpidas que me haces!”. Pero del otro lado de los medios está el pueblo que elige gobernante con acierto o con equivocación. Hay gente que dice elegir al menos malo, por eso una poquedad dicen apoyar al ingeniero por su propuesta de acabar con la corrupción. Pero “el viejito arrecho”, como el mismo se denomina, está metido en una demanda penal por contratación por interés indebido en la celebración de contratos, por el caso Vitalogic, en el cual está comprometido su hijo Luis Carlos Hernández.

Al parecer, todo esto al él le resbala, le preocupa poco. Habla de manera relajada con la prensa; se ríe a carcajadas. Echa la culpa de todo lo que se habla mal de él a sus contendores; no tiene la menor intención de pedir perdón por sus ofensas. Al contrario, le importa poco eso. Es un ‘outsider’ de la política, interviene en los medios como si no tuviera competidor; vuelve y la embarra. Sin embargo, no tiene problema para sacar un video donde se compadece por aquellos que se encuentran tan desprotegidos.

Eso mismo sucedió cuando se refirió a los taxistas, al decirles que son unos sucios, que no se bañan, que no usan corbata, que por eso él usaba Uber. Estamos seguros que alguien le dijo: “‘Inge’, estamos perdiendo valiosos voticos con los taxistas y son trescientos mil en el país, rectifiquemos”. Y por supuesto, con la colaboración de un asesor de imagen saco un video donde menciona que el 70 por ciento de los taxistas no son propietarios del vehículo, y lo que va hacer es darles créditos para que compren su carro y que buscará darles la posibilidad de que se pensionen.

Hace ofrecimientos de manera tan fácil, pero no dice de donde va a sacar la plata. Y así una serie de compromisos que en este país del Sagrado Corazón de Jesús la gente se deja embaucar de manera tan fácil. Todo lo resuelve de manera tan fácil, como al anunciar que va a cerrar las embajadas, a vender los aviones y helicópteros presidenciales, los vehículos al servicio de los congresistas. Es decir, una austeridad que nadie se atrevería a proponerla, pero que solo cabe en la cabeza de una persona como la del ‘Inge’. Dice que les quitará los celulares, los desayunos y un largo etcétera de cosas.

Sus salidas de tono han desbordado tanto que lo han tildado de misógino. Eso fue cuando le preguntaron sobre el papel de la primera dama, y responde que las mujeres son mejores en la cocina; que la mujer no debe opinar de las cosas que hace el marido en el gobierno para que no la embarren. El encono y la rabia se han acrecentado tanto que la otra campaña considera que replicar sus mensajes es contribuir a hacerlo más popular.

Jamás habíamos visto un personaje tan salido de tono. Esto nos hace recordar a un expresidente ecuatoriano que tuvo una personalidad similar, que fue relevado de su cargo por incapacidad mental para gobernar. Esperemos que no vayamos por ese camino, porque muchos votantes de otros candidatos que ya salieron de contienda, al parecer, le estarían aportando esos votos. Recordemos que los votos no son endosables y que la votación puede variar de manera sorpresiva. En materia de encuestas, las hay a la orden del día.

El voto debe ser dado por una persona que piense antes de abrir la boca. La responsabilidad del país tiene que estar supeditada al desarrollo económico, el bienestar social, a la calidad de vida, y no que haya terceros que gobiernen a la sombra. ‘El Inge’ es un ‘showman’ que lo que hace es hablar de sus riquezas y de decir que es una delicia recibir los intereses de las hipotecas durante 15 años. Ahí está la forma como lo eligieron alcalde de Bucaramanga: prometiendo 20 mil viviendas con una cartica seriada para sorteo e incumplió. Cuando le preguntan por ello, él responde que ofreció lotes con servicios pero no entregó ninguno.

Comentarios

Comentarios