El placer de Caminar.

361 visitas

Compartir artículo en:

Desde hace tres décadas se plantea en Pasto la necesidad de peatonalizar algunas calles de su centro histórico. Muchos alcaldes inician una especie de consulta o referendo sobre la conveniencia de dar inicio a este proyecto urbano. Por muchas razones esta iniciativa no encuentra el respaldo necesario para volverse realidad.
Con el crecimiento de nuestra ciudad y el aumento desmedido del parque automotor se vuelve inviable el disfrute de la misma. Carros y motos se adueñan de las calles y los burgomaestres únicamente se ocupan de ampliar calles o dar apertura a nuevas vías para el uso de vehículos y motos. El peatón es cada vez menos Protagonista en su ciudad.
La anterior administración, en cabeza de Germán Chamorro de la Rosa, inicia una verdadera revolución verde y un retomar de la ciudad para el peatón, para ese ciudadano de a pie que frecuentemente es embestido por carros y motos. Visitar el centro de la ciudad se constituye en un verdadero problema por cuanto se debe enfrentar la alta contaminación, pitos incesantes y el permanente riesgo de ser atropellado.
Hoy vemos a unos peatones disfrutando de la ciudad, gozando de un caminar tranquilo y sereno que les permite un relajamiento mental y emocional. La ciudad al servicio de una ciudadanía que puede sentir como suyos esos espacios hechos pensando en su tranquilidad y bienestar.
En la actual administración, presidida por el abogado Nicolás Toro, se ha decidido convocar a una especie de referendo con el fin de determinar si estas zonas peatonales se destinan nuevamente al tránsito vehicular o se conservan como zonas peatonales. Se esgrimen argumentos de ciudadanos, comerciantes, empresarios y transportistas. Pero ninguna razón tan válida como observar a los propios de esta ciudad y a los turistas haciendo uso de estas zonas peatonales. Se recobró la tranquilidad ciudadana y peatonal en varias de sus calles al tiempo que se reactiva el comercio en general. Se observa una ciudad nueva, mejor y a la altura de las grandes ciudades del mundo.
Atravesamos un periodo de calentamiento global debido a factores contaminantes y el uso desmedido de vehículos; muchas enfermedades se originan por el sedentarismo y la falta de ejercicio. Caminar por las calles de la ciudad es una gran alternativa que nos promueve como amigos del ambientalismo y la ecología.
A lo largo de estas calles peatonalizadas se puede pensar en una gran revolución urbana, diseñar puntos de encuentro, espacios lúdicos y fomentar el arte y la cultura de Nariño. Se puede cambiar hábitos y hacer de Pasto una ciudad amiga del medio ambiente. Generar turismo, comercio controlado y permitir que el peatón encuentre alternativas ciudadanas.
Caminabilidad, amigabilidad y peatonabilidad son conceptos que nos convocan en defensa de la posibilidad y la proyección de una nueva ciudad que marque los pasos de una ciudadanía que no cuenta con espacios de encuentro y cultura.
Mi voto es a favor de la conservación de las zonas peatonales, la recuperación de la ciudad para el peatón y el fomento de iniciativas de vida y tranquilidad.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS

ARTÍCULOS RELACIONADOS