Estudiar en España

30 visitas

Compartir artículo en:

Cada vez hay más colombianos que llegan a España. Las olas migratorias comenzaron no hace mucho, 1998, pero han sido frecuentes por diferentes razones tanto en su origen (la necesidad de salir) como en su destino (oportunidades laborales). La migración siempre ha sido y será una aventura, aunque se tengan las cosas atadas y resueltas, y en este caso aunque el idioma facilite la integración.

Y es justamente en la integración donde está uno de los factores más complejos: la adaptación a un nuevo sistema educativo y al funcionamiento de las instituciones. Las palabras cambian, las equivalencias cambian, los pensums cambian, las homologaciones se vuelven complejas y la adaptación tarda en darse.

Desde luego, no es lo mismo hacer un Master en España y regresar a Colombia, que aterrizar con una familia y buscar colegio para los hijos. Los Master o Postgrados los haces solo, pero siendo adulto, y la mayor dificultad estriba en que Comunidades Autónomas (departamentos) como Catalunya te exijan saber catalán porque algunos estudios solamente se dan esa lengua que, por cierto sólo se habla allí y que en el resto del mundo no tiene utilidad.

Pero llegar con la familia si que es complejo porque hay que cambiar el chip. España prioriza la educación pública generalmente laica y aunque hay diferencias sociales evidentes, esta no se encuentra tan “relegada” como en Colombia frente a la educación privada generalmente religiosa. Hay un sistema híbrido que es la educación concertada, donde los colegios reciben financiación de la administración pública y de las cuotas de las familias de los alumnos.

El otro asunto es la zonificación. Hace poco me encontré con un caso latente en Zaragoza. La familia acababa de llegar de Tumaco y los dos niños estaban a la espera de conseguir colegio, pero antes sus padres tienen que establecerse porque las plazas de los centros educativos se otorgan de acuerdo a la cercanía de su vivienda o, en su defecto, de su trabajo. Es lo que se denomina proximidad lineal.

Bien, dicho esto, intentaré hacer una especie de tabla de equivalencias desde preescolar hasta post-universitario para que se pueda entender mejor el cambio educativo de un país a otro, explicando previamente cómo funciona en España.

La primera etapa es la preescolar, es opcional, y en España, aunque llevan también a bebés, lo usual es que asistan los niños de 2 a 3 años: en Colombia, párvulos; en España, guardería. Por su parte, la educación infantil al completo tiene las siguientes equivalencias:

De 3 a 4 años: en Colombia, pre-jardín; en España, 1ro de infantil.

De 4 a 5 años: en Colombia, jardín; en España, 2do de infantil.

De 5 a 6 años: en Colombia, transición; en España, 3ro de infantil.

La segunda etapa es la educación primaria y es obligatoria y gratuita. Esta comprende tres ciclos: inicial, medio y superior, los cuales duran dos años cada uno. Nominalmente son iguales.

De 6 a 7 años: en Colombia, 1ro de primaria; en España, 1ro de primaria.

De 7 a 8 años: en Colombia, 2do de primaria; en España, 2do de primaria.

De 8 a 9 años: en Colombia, 3ro de primaria; en España, 3ro de primaria.

De 9 a 10 años: en Colombia, 4to de primaria; en España, 4to de primaria.

De 10 a 11 años: en Colombia, 5to de primaria; en España, 5to de primaria.

Pero a partir de 5to hay una diferencia mayor porque en España el ciclo sigue un año más como primaria, y en Colombia esta etapa cambia y pasa a ser secundaria. Quedaría entonces de 11 a 12 años: en Colombia, 6to de secundaria; en España, 6to de primaria.

La Educación Secundaria Obligatoria se conoce como ESO y es la última etapa obligatoria y gratuita en España y que permite acceder a los alumnos a ciclos formativos. Esta incluye cuatro cursos escolares que equivaldrían a la continuación de la etapa secundaria colombiana.

De 12 a 13 años: en Colombia, séptimo de secundaria; en España, 1ro de ESO.

De 13 a 14 años: en Colombia, octavo de secundaria; en España, 2do de ESO.

De 14 a 15 años: en Colombia, noveno de secundaria; en España, 3ro de ESO.

De 15 a 16 años: en Colombia, décimo de secundaria; en España, 4to de ESO.

Lo siguiente es el Bachillerato, que pertenece a la educación secundaria post-obligatoria, o sea que es optativa. Si alguien quiere dejar los estudios sin optar a otros ciclos de formación y acceder al mercado de trabajo, lo puede hacer. Dura dos años y no hay una edad legal obligatoria para cursarlos. Tiene tres modalidades: bachillerato artístico, bachillerato de ciencias y tecnología, y bachillerato de humanidades y ciencias sociales. Las equivalencias serían:

De 16 a 17 años: en Colombia, decimoprimero de secundaria; en España, 1ro de bachillerato.

De 17 a 18 años: en Colombia, decimosegundo de secundaria; en España, 2do de bachillerato.

Llegamos a la Formación Profesional o FP. Dura dos años, no importa la edad y tiene dos ciclos: ciclo formativo de grado medio, que permite obtener el título de técnico. Y ciclo formativo de grado superior, que permite obtener el título de técnico superior, además de poder acceder a estudios universitarios. No hay una equivalencia exacta con Colombian pero sería algo así:

En Colombia, educación técnica profesional; en España, ciclo formativo de grado medio.

En Colombia, educación tecnológica; en España, ciclo formativo de grado superior.

El examen de acceso a la universidad funciona exactamente igual, sólo que cambian los nombres técnicos y populares con que son conocidos: en Colombia el examen Saber 11 se conoce como ICFES y en España el examen EBAU se conoce como Selectividad.

Entramos a la universidad, que pertenece a la educación superior y cuyo modelo es universal. Por eso tiene tres niveles similares en todo el mundo: la carrera universitaria que suele durar cuatro años; el máster que suele durar entre uno y dos años; y el doctorado, al que se llega tras haber cursado los dos anteriores.

En Colombia, carrera universitaria; en España, grado.

En Colombia, máster; en España, máster universitario.

En Colombia, doctorado; en España, doctorado.

Aparte de todo esto, España ofrece enseñanzas de régimen especial, que son tres: enseñanzas artísticas, enseñanzas deportivas y enseñanzas oficiales de idiomas.

Con todo lo anterior no intento comparar los niveles educativos, ni las oportunidades de acceso que tienen las personas en cada país. Es verdad que hay alumnos emigrantes que llegan a España con un nivel de bachillerato muy alto y podrían acceder directamente a ciclos superiores, pero estas son excepciones que den ser tratadas in situ. Por ello, según un acuerdo entre los dos países, los estudiantes colombianos que opten a grados superiores en España no tienen que homologar su título de secundaria.

Lo que se plantea aquí es la estructura, que en España está basada en una ley única, la Ley Orgánica de Educación (LOE). En Colombia, por su parte, la educación pública general se rige por la Ley General de Educación 115, mientras que la educación superior se rige por la Ley 30.

Esta última ley, por cierto, está ad-portas de una reforma que incrementará el poder del Ministerio de Educación colombiano sobre las universidades. Las ventajas de la reforma aún no están claras, porque aún no han sido explicadas debidamente.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS

PUBLICIDAD

ARTÍCULOS RELACIONADOS