Las encuestas, ¿realidad electoral?

En las elecciones algunas veces se dan los resultados esperados o lógicos, por ejemplo, cuando un Char se lanza en Barranquilla a lo que quiera, pues gana lejos, no tiene contrincante -esperemos que la captura de Arturo Char, haga alguna mella en los de curramba, y reaccionen sobre las dinámicas e intereses privados de ese regio clan-.

También a la política electoral se la puede comparar con algunos partidos de fútbol. Si a usted le dicen que se va a enfrentar el Real Madrid de España con el Millonarios de Bogotá, pues lo más probable es que suceda lo que pasó, una goleada de ocho a cero. Sin embargo, equipos chicos sí le han podido ganar a las grandes escuadras top del planeta.

En la política electoral, cuando no hay una gran diferencia y los candidatos de punta presentan una intención de voto considerable, empiezan las estrategias mediáticas, muy entendibles, pero, a veces, grandes enemigas de los aspirantes, porque al centrarse solamente en eso, la realidad se distorsiona, y los afiches y las cantinas de tinto llevan a hacer olvidar lo más importante: ¿la gente -la que manda- sí le está entendiendo al candidato?

A eso súmenle las famosas encuestas, esas que tienen una alta aceptación como el del Centro de Consultoría y CM&, ¿Ustedes creen que son limpios los resultados?, no señores, siempre hay un billetico en eso, los grandes medios de comunicación también se empapan de varios intereses. Lo que sí es cierto, es que por más platica dada por un candidato, los resultados no pueden alejarse de un sentido común, pero sí en sentenciar a los de abajo, he ahí un interés.

No sería correcto poner de favorito a Junior de Barranquilla sobre Boca Juniors de Argentina. Si las encuestas me reflejan que el equipo colombiano le va a ganar al gaucho, pues pongo mi duda en ese sondeo y sencillamente lo rechazo, no hay opción para tal incoherencia; no obstante, eso no puede llevar a desconocer que Junior le podría ganar, pero eso se da solo en el fútbol.

Si bien el resultado de las encuestas hace mella, siga apoyando, ojalá por convicción…

Comentarios

Comentarios