Gobierno Petro: ¿Una implosión anunciada?

32 visitas

Compartir artículo en:

“La absolución del culpable es la condena del juez”.
-Publio Ciro-
Ya son muchos los funcionarios, adeptos y exfuncionarios del gobierno de Gustavo Petro Urrego los envueltos en sonados casos de corrupción o que se encuentran inmersos en proceso de investigación.
Desde embajadores hasta ministros duramente cuestionados y señalados por la justicia colombiana. Lo curioso e intrigante es que el presidente Gustavo Petro mantiene en el cargo y los respalda incondicionalmente.
Mientras la justicia anuncia la apertura de investigaciones y advierte de la gravedad de los hechos, en el Palacio de Nariño parece que nada ocurre y los funcionarios continúan ejerciendo sus labores.
Se anuncia que el primo del exgobernador de Nariño y actual embajador de Colombia en Argentina rendirá testificación por presunta promesa de entrega de licoreras. Cursan otras investigaciones y se espera un pronto pronunciamiento de la justicia.
En el ministerio de Ciencia se denuncia acoso laboral, firma multimillonaria de contratación sin el cumplimiento de requisitos y la funcionaria continúa en el ejercicio de su cargo.
Laura Sarabia vuelve al gobierno luego de salir por la puerta chica del Palacio de Nariño. Después de un sonado caso de corrupción de grandes proporciones, es llamada nuevamente a ocupar un alto cargo y con el manejo de un billonario presupuesto.
¿Es acaso este el gobierno que ofrecía el CAMBIO en las actitudes políticas y administrativas en Colombia? Existe mucha decepción en las huestes petristas.
El continuo incremento del precio de la gasolina mantiene en vilo a la economía nacional y al borde de un colapso a los colombianos. Para nadie es un secreto que el alto costo de vida se tragó hace rato la capacidad adquisitiva del pueblo. Por toda respuesta se escucha el argumento del ESPEJO Retrovisor, como quien dice LA CULPA ES DE LA VACA.
Asustan los bandazos ministeriales que un día expresan una cosa y al otro sostienen lo contrario. Efecto chimoltrupia que deja en claro que nada es lo que parece, pero es exactamente lo mismo de lo contrario.
Regiones como Nariño abandonadas a su triste suerte. Simples anuncios de una solución que nunca llega ante la indignación de un pueblo herido, unos empresarios quebrados o al borde de la quiebra.
Incapacidad para realizar medianas obras de infraestructura vial que anuncian tragedias y olvidos. Afectación profunda de la economía regional y desolación y anuncio de muchas empresas de abandonar al departamento de Nariño.
Mientras tanto en Bogotá surgen nuevos escándalos. En Nariño se anuncia el nombramiento de un director de una importante empresa de los trabajadores con un prontuario más grande que la biblia.
El CAMBIO se torna peligroso. Ya nada es lo que parece ser y aquello que fue es ahora la nueva realidad. Se hacía necesario cambiar todo para que todo siga igual.
Lloverán sapos y culebras para todos aquellos que mantienen una objetividad en sus opiniones; que censuraron los desmanes de la derecha y que condenan los abusos e incongruencias de la izquierda. No nos pueden imponer autocensuras, mucho menos aquellos que se proclaman hijos de la democracia. A ellos les recordamos : “La absolución del culpable es la condena del juez”.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS

PUBLICIDAD