Identidad, lo más preciado de carnavales y de un país

Terminaron los Carnavales de Negros y Blancos 2023, nuestra mayor muestra de expresión cultural. Nos los gozamos más que siempre porque, además, volvieron con el furor del juego tras pandemia. Recordemos que la esencia e identidad pura de estas fiestas está en pintarse unos a otros sin distingo alguno, una escenografía correcta de la igualdad social.

En cuanto a arte se refiere, sin duda alguna, las carrozas del desfile magno del 6 de enero son un orgullo; el color y la perfección en sus expresiones emiten el concepto deseado y llenan de diferentes emociones a miles de personas, quienes alternan la venia al verlas pasar con el juego de la pintica, de talco y de la carioca.

Esa identidad o muestra de nuestra idiosincrasia no se puede quedar enmarcada únicamente cada año. Ese respeto y amor por el otro no solamente deben estar presentes en carnavales. Siempre hay que defender nuestra identidad y, lo más importante, apoyarnos entre todos los nariñenses para ir sacando adelante a esta región poco a poco.

Una identidad primaria que debemos mostrar desde cualquier sector es seguir generando y apalancando actos que nos visibilicen ante el país. Una región con alto grado de patrocinio y reconocimiento estatal se convertirá en turismo y por ende en grandes finanzas, además, de que debemos aprovechar la intención de este Gobierno de poner la primera piedra para la producción agrícola. Nariño es campo, pero este sector, en algunos casos, se ha declarado antipetrista y no ve la importancia de ese objetivo del presidente y se ciega por emoción política y no analiza el futuro que puede venir para nuestro Departamento.

Lo anterior también se da en instancias nacionales, a propósito de identidad, que en Colombia no hay una; considero que podría serla cuando se apoye la búsqueda de la paz total, una propuesta compleja que tendrá aciertos y errores, pero que a todos nos conviene, sin embargo, pasa lo del ELN y la oposición y los antipetristas se van en contra como si hablar con el enemigo y acordar fuera sencillo. Entendamos que la paz total debe ser una identidad nacional sin distingo político.

Comentarios

Comentarios