¿Indignación o estrategia electoral? -Un autogol olímpico-

Mucho me temo que la “indignacion” de nuestros congresistas es una estrategia electoral. Los congresistas se declararon indignados y dispuestos a levantar su voz contra el gobierno Duque. Milagrosamente “Elevarán” o reajustarán el presupuesto para Nariño. Los héroes, ellos. Posan como salvadores y quedan reencauchados para elecciones. Y el pueblo, feliz. Nada ganamos, simplemente nos devuelven lo poco que ya teníamos.
No se entiende Cómo es posible que a estas horas del Partido “apenas” se den cuenta de este recorte presupuestal para Nariño. Quienes debieron hacer un debate oportuno fueron los representantes y senadores de las comisiones terceras que son las comisiones económicas y que por Nariño están representadas por Liliana Benavides y Gilberto Betancourt en Cámara y Míriam Paredes en Senado.
Lo que deja en evidencia es que son negligentes y no cumplieron con sus funciones de velar por los intereses del departamento de Nariño. No merecen estar en el congreso. Debieron estar en la jugada y no lamentarse cuando el gol presupuestal ya fue pitado y aprobado por todos los reglamentos. A esta hora del encuentro ya no hay VAR que sirva.
Un autogol olímpico que nos llena de vergüenza.
Quienes gobernaron con ellos y les entregaron secretarías, burocracia, clientelismo, institutos y dependencias del departamento de Nariño, tampoco pueden mostrarse como redentores. Mucho menos presentar desde las sombras “candidatos alternativos” que no son más que peones y alfiles de la misma clase politiquera en Nariño. Quien gobernó con ellos y para ellos hace parte de la misma estirpe de oportunistas.
En la fotografía observamos al gobernador de Nariño y a congresistas de la región reunidos con una funcionaria de TERCER ORDEN del DNP que indica la importancia que les dan a nuestros representantes. Así los atienden en Bogotá.
Estamos seguros que reajustarán el presupuesto para el departamento para Nariño. Pero no deja de ser lamentable que el gobierno nacional nos trate así, tan ofensivamente.
Lo que sí debe alertarnos es que dentro del presupuesto nacional quedamos definitivamente EXCLUIDOS de la vía Pasto – Popayán. Una verdadera afrenta contra Nariño. Únicamente se destinan unos recursos para “REPARCHEO Y MANTENIMIENTO”. Hace pocos días la ministra dijo en la comisión quinta del senado que simplemente iba a darse una estructuración del proyecto y nada más. Nos van a canjear una carretera vital por el retorno de un presupuesto que ya era nuestro. Seguimos siendo esa OTRA COLOMBIA, marginada y marginal. Lo que no podemos continuar es siendo tontos e idiotas útiles.

Comentarios

Comentarios