La Epigenética puede descifrar nuestro estado real de salud

23 visitas

Compartir artículo en:

Nuestro destino no está escrito en las estrellas, ni en manos de astrólogos o chamanes, está en buena medida en nuestros propios genes. De allí que conocer su comportamiento, manifestaciones o expresiones, es un paso monumental hacia la comprensión del “secreto de la vida”. La biología molecular como ciencia auxiliar de la medicina, abrió nuevas perspectivas para la investigación y la comprensión de los fundamentos genéticos de la existencia

Esto es relevante porque al comprender el comportamiento genético de un individuo, los médicos pueden analizar posibles mutaciones o variaciones genéticas que podrían contribuir a saber más sobre enfermedades hereditarias y también influenciadas por factores externos que podrían alterar el campo de acción de los genes. Esto tiene implicaciones directas para el diagnóstico precoz, el tratamiento personalizado y el desarrollo de terapias dirigidas.

Aquí es donde toman relevancia y cobran importancia vital investigaciones de científicos como Conrad Waddington y James Watson en el campo de la biología molecular y la genética. Estudios que hasta merecieron un premio Nobel de medicina en cabeza del Dr, James Watson.

El Dr Conrad Waddington, fue un científico genetista, biólogo y filósofo escocés, que trató de unificar la biología del desarrollo, la genética y la evolución. Analizó los límites de la genética, señalando que por sí sola era incapaz de explicar grandes problemas biológicos como la adaptación no genética, regulada por el entorno y no por el genotipo. Propuso el término epigenotipo, referido al proceso de desarrollo, y acuñó el término epigenética, como la ciencia encargada de su estudio.

Waddington definió la Epigenética como “el estudio de los eventos que llevan a la manifestación del programa genético” o el complejo “proceso de desarrollo que media entre el genotipo y fenotipo”. La epigenética es un campo de estudio centrado en los cambios del ADN que no implica alteraciones en su secuencia. El ADN y sus proteínas pueden tener modificaciones químicas que cambian el nivel en el que los genes se activan y desactivan. Son cambios funcionales, no estructurales.

El conjunto de todos los cambios epigenéticos en un genoma se llama epigenoma. La epigenética actúa como puente entre genes y el ambiente o entorno. Factores como el tabaco, el alcohol o el tipo de alimentación pueden iniciar procesos químicos que lleven a cambios en el epigenoma, pueden modificar el estado epigenético e influir en la actividad de los genes. Ello tiene implicaciones directas en el estado de salud de una persona.

“Epi” es un prefijo griego que significa por encima. Se puede comparar con los acentos de las palabras donde el ADN es el lenguaje y las modificaciones son los acentos. Las marcas epigenéticas cambian la forma como se expresan los genes. Hay dos tipos de modificaciones: la metilación del ADN y la modificación de las histonas. La metilación del ADN se ve alterada en el cáncer por lo que sí sabemos cuál es el patrón normal de metilación y luego observamos el patrón de metilación en un tumor podríamos ver los cambios que estaban teniendo lugar y cuáles son los genes afectados.

La epigenética juega un papel clave en el desarrollo de enfermedades prevalentes (cerebrales, cardiovasculares y cáncer). Mecanismos como la memoria y aprendizaje, el deterioro cognitivo o trastornos de comportamiento, están en gran parte regulados epigenéticamente. La epigenética explica cómo ciertos alimentos pueden disminuir la aparición de cáncer mediante cambios epigenéticos ejercidos por sus componentes (folatos, polifenoles, selenio, isotiocianatos, vitamina D, entre otros).

La Epigenética explica el modo en que fenómenos/procesos no dependientes de la secuencia de nucleótido, incluyendo la dieta, la inflamación, el estrés o la edad, pueden regular la expresión génica. En el ser humano, los factores ambientales que pueden afectar el estado epigenético durante la vida adulta pueden dividirse en cuatro grupos: dieta, lugar de residencia y/o lugar de trabajo, tratamientos farmacológicos y hábitos no saludables.

Como resultado del trabajo de cientos de investigadores durante más de 20 años, hoy se han desarrollado tecnologías para realizar valoraciones y diagnósticos de alta precisión a través de tests genéticos. Estos pueden aclarar el comportamiento “epigenético” de un individuo, con alta precisión a partir de una muestra procesada en un laboratorio especializado y con tecnología que ofrece métodos de alto rendimiento, brindando resultados precisos a los pacientes de manera muy rentable.

Para el líder científico de laboratorios Biomoderna Edward Caicedo, “esta tecnología revolucionaria abre las puertas a investigaciones en áreas como la diversidad genética, el estudio de enfermedades hereditarias, la farmacogenómica, la investigación de enfermedades complejas, la epidemiología genómica, la nutrigenética y la medicina de precisión”.

Al abrazar el potencial de esta tecnología, estamos en camino de avanzar en la comprensión de la salud y la enfermedad, contribuyendo a la creación de soluciones médicas más adaptadas a las necesidades genéticas específicas de nuestra población. Es fundamental colaborar con los médicos brindando soporte para que comprendan esta tecnología y puedan ofrecer una mejor atención a sus pacientes. Esto permitiría que cada vez más personas en Colombia y América Latina puedan acceder a la detección temprana de enfermedades, aumentando sus probabilidades de recuperación.

Uno de los líderes en el mundo en este campo es el instituto alemán EpiXlife, con una avanzada tecnología de punta. Hoy la buena noticia es que el laboratorio del instituto EpiXlife ha logrado importantes acuerdos con Colombia para realizar investigaciones y ofrecer sus servicios al país desde la ciudad de Cali. Los pacientes se verán beneficiados de una alternativa moderna en el diagnóstico certero, la prevención efectiva de la enfermedad y los tratamientos de precisión. La Epigenética, podría ser el “Santo Grial” de la medicina moderna.

Apostilla: En la imagen adjunta están los “indicadores epigenéticos” más estudiados, entre ellos: antioxidantes (los 13 más comunes), minerales (los 16 apropiados), vitaminas (las 15 frecuentes), aminoácidos (23), ácidos grasos esenciales (Omega 3, 6, 9), alimentos (115 alimentos y aditivos a evitar), además de retos ambientales (metales pesados, químicos y radiaciones), interferencias electromagnéticas o radiactivas y el vital microbioma (conformado entre otros por bacterias, virus, hongos y parásitos en un ambiente físicoquímico). Un estudio genético de este calibre aporta una información valiosa, precisa y avanzada del estado de salud de un paciente.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS