Las mujeres del pacífico que con cánticos se resisten a olvidar

La música: el arte de crear y organizar sonidos, con armonía, melodía y ritmo. 

El arte de crear y transmutar estados emocionales, también es concedido por la música, pues como toda manifestación artística tiene el poder de transformar las emociones en cuestión de minutos. Conectar con el alma es su gran poder, sobra decir que la música es el idioma que conecta a las personas en cualquier lugar del mundo.

Estas líneas son escritas mientras suena de fondo la canción “levanten las voces mujeres”, interpretada por el grupo de cantoras Esperanza y Paz de Tumaco; que con sus cantos tradicionales expresan el profundo sentimiento de resistencia y resiliencia de las mujeres víctimas del Conflicto armado y desaparición forzada que vive el Pacífico. 

“Apoyándonos entre todas, mucho podemos lograr, devolviendo la esperanza no vamos a renunciar. Levanten las voces mujeres, mujeres que estamos vivas” es la invitación que hacen estas mujeres a través de sus cánticos tradicionales. 

Con el poder energético que tienen las voces de estas mujeres, se transporta en cada cántico la fuerza de una población que se ha visto enmarcada por la guerra, el conflicto armado y el abandono estatal y que hoy sigue resistiendo con mayor rigurosidad a través de estas manifestaciones, -que no regresan a quienes fueron asesinados en la guerra- pero si, logran sanar, reivindicar y recuperar la memoria histórica de un territorio acuñado por la violencia. 

Con el apoyo de El Espectador y El Colectivo Orlando Fals Borda, el grupo de Cantoras Esperanza y Paz de Tumaco, acompañadas por la agrupación musical Plu con yPla, presentaron el pasado viernes, la primera producción musical realizada de forma profesional.

El grupo de cantoras Esperanza y Paz del Pacífico Nariñense se creó en marzo de 2019 en el municipio de San Andrés de Tumaco, con el propósito de visibilizar la desaparición forzada que hubo y persiste en esta región. 

Este grupo, conformado por 20 mujeres y tres músicos de la agrupación Plu con Pla, a través de sus cantos, le hacen un reclamo al gobierno y a todo el territorio nacional por toda la violencia que han vivido. Lucha, tristeza, esperanza, resistencia  y toda clase de emociones brotan en sus creaciones.

De acuerdo con la Comisión de la verdad,  las mujeres que integran el grupo son cantadoras desde hace muchos años y pertenecen a dos asociaciones que se unieron para darle vida a Esperanza y Paz, la Asociación de Familias Buscadoras del Pacífico (Afadepac), radicada en la zona urbana, y a Luz de Esperanza, que trabaja desde el área rural del municipio, especialmente en el sector de La Vía, al sur del casco urbano de Tumaco.

Comentarios

Comentarios