Las salidas en falso del director de Invias.

22 visitas

Compartir artículo en:

“En un viejo poema oriental un hombre barre y barre una terraza y no termina nunca porque lo que está intentando barrer son las sombras de las flores”.
Ante el evidente colapso de la vía en el sector de El Chontaduro que pretendía ser una solución parcial al problema de incomunicación de Nariño con el norte del país, el director de INVIAS en una alocución improvisada y totalmente errada expresa que los daños y el deterioro presentado en menos de tres días de inaugurada la obra son normales y previstos. Se anuncia una investigación preliminar “Para establecer presuntas faltas disciplinarias de servidores que participaron en el contrato de las obras realizadas en la vía alterna las Rosas, en el Cauca, obra que a pesar de haberse entregado el pasado 13 de marzo de 2023, ya presenta grietas y fracturas, la Procuraduría General de la Nación inició una indagación previa”.
Vaya funcionario de pacotilla que ignora conceptos tan obvios como CORRUPCIÓN o DETRIMENTO PATRIMONIAL. De acuerdo a lo investigado por entes de control son más de siete mil millones de pesos los tirados al asfalto.
La PROCURADURIA anuncia una sería y pronta investigación que nos permitirá entender las verdaderas dimensiones de un hecho tan notorio que no se entiende tanta desfachatez de un funcionario que debería presentar renuncia y permitir a los entes de control un pronunciamiento objetivo y con todas las cargas de la prueba.
Una vía de caracter provisional a la cual se le invierten miles de millones de pesos y en menos de tres días colapsa presentando un espectáculo realmente grotesco. Un fracaso de la ingeniería colombiana y de entidades como INVIAS que en su desesperación trata de minimizar los reales daños de un trabajo mediocre y carente de las mínimas normas técnicas.
Aquí y en Cafarnaum esto es, sencillamente, corrupción y negligencia, un despilfarro de dineros públicos que deben ser sagrados y destinados a aliviar los grandes problemas del pueblo colombiano.
Para algunos es culpa del invierno o del alto tráfico vehicular. Como siempre, la culpa es de la vaca, de circunstancias ajenas al verdadero actuar de unos funcionarios que dan claras muestras de una alevosía y una supina formación ética y laboral.
Que sea la Procuraduria la encargada de decirnos lo que como pueblo ya sabemos. Nariño se levanta para exigir respeto y delicadeza ante evidentes hechos de corrupción. Y lamenta que altos funcionarios y algunos coterraneos pretendan justificar lo injustificable. “El Ministerio Público busca establecer, si alrededor de la contratación de estas obras se habrían presentado irregularidades u omisiones en la proyección de las necesidades, así como la determinación de posibles incumplimientos que hubieran generado el deterioro de la vía en tan corto tiempo desde su entrega, poniendo en riesgo a la población que circula, y afectando de tal manera los principios de la contratación pública”,
El sólo hecho de pretender brindar una explicación carente de veracidad ya es un indicio de un actuar perverso y ajeno a los preceptos constitucionales y legales. No podemos tolerar más actos de corrupción por cuanto son los causantes del atraso y miseria de los pueblos y el factor de la pobreza de millones de colombianos.
Hoy dejamos constancia de la dignidad de un pueblo que eleva su voz para exigir justicia y verdad de un gobernante que hizo de su voz el clamor de los hoy vituperados y humillados por la desidia de entidades y funcionarios.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS