Los mercados

Por: José Arteaga

(Twitter: @jdjarteaga)

En los alrededores del puente peatonal de la vereda Dolores, del corregimiento de Mocondino, hubo un mercado campesino el pasado miércoles 12 de mayo. No es la primera vez, ni será la última, pero siempre viene bien saber que allí, al igual que en otros sitios de la región, los mercados campesinos alternativos surgen como una solución a los problemas que acucian a todo el mundo.

La convocatoria para los participantes se hizo a punta de teléfono y el mensaje de WhatsApp tenía el hashtag #ConsumoLocal, o sea, iba dirigida a los campesinos de los corregimientos de San Fernando, Cabrera y La Laguna; el camino de oriente que incluye también a Buesaquillo. #ConsumoLocal ha sido un referente mundial durante el confinamiento por la pandemia, y esta nueva forma de confinamiento dictada por los bloqueos del paro, lo ha sacado de nuevo a la luz.

Para los habitantes de la región, viene muy bien hacerlos, porque los mercados alternativos agrícolas no tienen intermediarios comerciales y los precios son, por ende, mucho más baratos. Para muchos cultivadores, esto supone, casi, casi, un intercambio de productos y una forma de volver a los tiempos del trueque.

Es decir, que es una solución puntual para la alimentación familiar y así debe seguir. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, fomenta estas iniciativas en todos los países, desde las regiones más pobres de África central hasta las regiones más ricas, pero con dificultades puntuales por climatología como los países nórdicos.

El mejor ejemplo que conozco es el de CDMX, donde los llamados “tianguis” existen desde la época precolombina, pero lo gigantesco de la capital mexicana los hace vitales para encontrar productos frescos de primera necesidad sin tener que recorrer grandes distancias. Los gobiernos locales los apoyan con espacios y condiciones para ello. De estos mercados se derivan los mercados artesanales itinerantes que todos conocemos y que son iguales a los mercados medievales europeos.

Sin embargo, todo esto es alternativo. El futuro económico de la región no pasa por estas iniciativas. Nariño es una de las grandes despensas de Colombia y debe vender fuera. Además, la pandemia hizo que las exportaciones agroalimentarias de América Latina se incrementaran, llegando a crecer un 4,4% en el último año. Los principales destinos son la Unión Europea y sobre todo China. Todo apunta a que este comercio crecerá, de manera que estamos ad-portas de un aumento en la producción y de un cambio en las políticas de distribución.

Pero mientras eso pasa, es fundamental apoyar el sistema de mercados campesinos. La Alcaldía de Bogotá creó una plataforma digital para ello (mercadoscampesinos.gov.co), una estrategia operativa destinada a eso mismo que buscan los campesinos de Dolores: canales de comercialización de pequeños productores, espacios de inclusión social, visibilidad para emprendedores de proyectos agro-productivos, intercambio de saberes culturales y ancestrales, y mucha asociación.

Si Pasto toma el ejemplo de Bogotá, la iniciativa web facilitaría la información sobre estos mercados. Recordemos que en 2015 en Dolores se lanzó el proyecto “Kioscos Vive Digital” con el Ministerio TIC, algo que debería volver a hacerse.

También habría una conexión entre estos y los mercados permanentes (plazas), los mercados itinerantes y los demás mercados campesinos alternativos. Así se pueden implementar otros sistemas como el servicio a domicilio para personas con problemas de movilidad. Hasta se puede hacer una maratón de mercados campesinos.

La maratón en Bogotá de diez mercados locales se ha hecho este fin de semana en siete localidades y ha incluido participantes de cuatro departamentos (Boyacá, Cundinamarca, Meta y Tolima), bajo el eslogan “Quien lo siembra es quien lo vende”. Es una forma de mejorar los ingresos de los campesinos productores, como decíamos al comienzo, pero también de dar a conocer que estas iniciativas existen más allá de su origen como alternativa a la pandemia y a los bloqueos.

Es verdad que la Alcaldía de Pasto, a través de la Secretaría de Agricultura, puso en marcha el proyecto “Mercados Campesinos”, que comenzó a funcionar en el parque de Santiago y que tiene un concepto itinerante. Pero lo digital es fundamental por el factor comunicación.

La idea es que todos ganemos con esto.

Comentarios

Comentarios