Mi mejor inversión

Hace algunos años, seis años exactamente, recibí una de las noticias de mayor impacto en mi vida. Debido a afectaciones de salud que se complicaban con el transcurrir de los días, me retiran del servicio laboral activo y me asignan una pensión por invalidez. Era tal la enfermedad que me califican con un 100% de la pérdida laboral y en consecuencia me corresponde dejar a un lado la actividad que tanto me fascina, la docencia queda atrás. En familia trato de asimilar este duro golpe y es únicamente gracias a cada uno de ellos que de alguna manera logro mantenerme a flote.
Viene, como es lógico, una etapa de reflexión que me permita de alguna manera entender lo vivido. Culpas y reproches, señalamientos, ansiedades y depresiones que complican el cuadro médico. Vienen a la mente imágenes de juventud y temprana madurez en las cuales se reviven los excesos que nos impone una sociedad consumista y hedonista. Cada paso nos lleva a la enfermedad y a la dependencia farmacológica que alimenta el propio mal.
Lejos estaba uno de entender la importancia de la prevención y del autocuidado. Nos parece que son sentencias de seres pusilánimes que se cansaron de existir. Vivimos de excesos sin sospechar que los males acechan. Poco a poco y paso a paso sentimos la llegada de padecimientos que trascienden el ámbito personal y tocan las relaciones familiares y afectivas. En un dos por tres cambia el panorama existencial obligándonos a dejar atrás aquello que más amamos y practicamos.
Me refugié en el periodismo en espera de un momento final, de un desenlace fatal. Así transcurrieron cinco años, hasta que una mano amiga llegó trayendo una esperanza y un mensaje de sanación . Quizá era uno más de tantos que buscaban de alguna manera lucrarse del dolor. Escuché con escepticismo, sin dejarme arrastrar de vanas ilusiones. Y de mala gana, lo confieso, probé su método hasta que vi y comprobé la realización de un milagro en mi cuerpo y en mi mente.
Hoy me preparo con optimismo para retomar nuevamente mis labores docentes. Mi familia se asombra de un cambio que creían improbable y lejano al punto de compartir una vez más actividades tan sencillas, pero tan mágicas como caminar en el bosque o bailar al ritmo de esas melodías que tanto nos gustan y seducen. No me queda duda alguna que es en la prevención donde debemos posar nuestros ojos y evitar la llegada de males para nosotros y nuestros seres queridos. Pero a veces duele invertir en eso que hoy entiendo como calidad de vida que nos permite disfrutar de una salida de sol o de un anochecer colmado e estrellas.
Ante la imposibilidad de poder agradecer públicamente a este benefactor, lo hago así, anónimamente y entre gritos de silencio y gratitud. Sé que muchos también necesitan esa mano solidaria y amiga, razón por la cual me comprometo a compartir su mensaje sanador y sus técnicas de prevención y curación. Durante un año serviré de puente entre él y quienes requieran sanación en sus vidas. No se trata de charlatanería, ni mucho menos de fantasías o ilusiones.
Lo experimenté en carne propia. Y sería egoísta no compartir esta técnica que se constituirá en la mejor inversión de muchas vidas, como la mía. Durante este año no únicamente brindaré mi testimonio, también recogeré muchos por cuanto tengo la seguridad que así será. Si usted y su familia están interesados en conocer con mayores detalles esta alternativa de vida y salud escríbame al WhatsApp 3122687178 y con gusto le brindaré detalles de este método que en mí y en otros que he tenido el placer de compartir lo han experimentado. Será una media hora en familia que dejará sanación y una vida colmada de bienestar y salud.
Invierta en usted, en su familia, en los suyos. Siempre será más barato prevenir que curar, no es fácil superar paradigmas que nos atan a un pasado y a unas dolencias que se pudieron evitar. Hoy puedo decir que esta fue mi mejor inversión, únicamente lamento no haber estado abierto a este mensaje en otros momentos de mi vida. También entiendo que nunca es tarde y que seguiré invirtiendo en mí y en mi bienestar.

Comentarios

Comentarios