Modelo, artista, madre y empresaria nariñense, Selene Insuasty Santander, es El Personaje 10.

Nació en la ciudad de Pasto, y en el 2016 fundó la Academia de modelos Bloodline Colombia.

Su academia es la primera con un enfoque inclusivo y es una alternativa al modelaje convencional. Desarrolló un sistema de formación basado en el respeto y en la motivación emocional a sus estudiantes, queriendo así darle un giro al estereotipo de lo que la sociedad conoce del modelaje.

Para Selene: “Los modelos son la inspiración de los artistas desde tiempos antiguos. Los pintores, escultores, poetas y músicos tenían musas inspiradoras para sus obras. Hombres y mujeres cuyos encantos quedaban plasmados en obras inmortales. El modelaje es inspiración, y se ha perdido ese concepto con el pasar del tiempo y la llegada de la superficialidad. Mi idea es encontrar la belleza en todo tipo de cuerpos, de pieles, colores, historias… Hay belleza en el dolor, en el pasado, en las calles, en lo extraño, hay belleza en lo anónimo, en los errores y en el despertar. El día en que uno aprende a respetarse también aprende a amarse y es ahí donde aparece la magia, te vuelves poderoso e indestructible. Puedo decir que mis estudiantes descubrieron la belleza que habita dentro de ellos, esa que fue callada por prejuicios sociales y por conceptos erróneos. Falta mucho camino por recorrer, pero si cada uno de ellos puede pararse finalmente frente a un espejo, perdonarse y mirarse con amor… el trabajo está hecho.”

Las instalaciones de Bloodline Colombia son un refugio para los jóvenes en donde pueden ser libres de expresar sus sentimientos, talentos y gustos sin miedo a ser juzgados o discriminados.

La labor final de Bloodline Colombia es promover la seguridad y el autoestima para que los jóvenes descubran sus capacidades artísticas y corporales. Llevando la bandera que para divertirse no hace falta destruirse, no hacen falta dietas extremas, cirugías plásticas innecesarias, malos hábitos, dejar de comer, drogas u otras cosas dañinas para verse bien. Cuando la mente empieza a programarse para bien, el cuerpo también responde con agradecimiento, así los jóvenes empiezan a sonreír, a desarrollar sus talentos en maquillaje, baile, teatro y cuidado personal, a preocuparse por su alimentación, a caminar mejor y a mantener la frente en alto ante un mundo de personas crueles. Ojalá algún día todos podamos ver la belleza en todo tipo de seres y en nosotros mismos, solo así el mundo podrá ser un lugar más amable para vivir.

Comentarios

Comentarios