Mujeres del Pacífico nariñense, víctimas de 3 tipos de violencia

62 visitas

Compartir artículo en:

Por los constantes enfrentamientos de actores armados en el territorio y de los estereotipos por etnia y raza, entre otros, las mujeres del municipio de Tumaco serían víctimas tanto de la violencia basada en género (VBG) como de aquella en el marco del conflicto armado y de la intrafamiliar.

“De las cerca de 86 organizaciones de mujeres establecidas en zonas urbanas y rurales del municipio, el 33,7 % han sido víctimas de VBG, especialmente en el escenario familiar, por el maltrato de sus esposos; luego están los actores armados –legales e ilegales– en el territorio que ejercen un poder que impide que se conozcan los reportes y casos porque las mujeres sienten aún mayor miedo de denunciarlos”.

Este fue el panorama que entregó la socióloga Yooselin Morales, especialista en políticas públicas y asesora de género en la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género de Tumaco, durante la charla “Violencias basadas en género en el Pacífico nariñense”, dictada en el marco de la Semana de la Salud de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Tumaco.

La VBG se refiere a todos los actos que hacen daño físico y psicológico a una persona por unos estereotipos de género y por un desequilibrio de poderes.

“Es decir, la sociedad tiene establecida unas ideas de lo que debe ser una persona y unas expectativas con las que obligan a la población a ser de una manera u otra, de ahí que se generen los problemas, y la violencia puede ser de muchos tipos: desde la discriminación hasta el acoso callejero y el feminicidio”, explicó durante la misma charla la profesora Claudia Rojas, magíster y doctora en antropología biológica y docente del Observatorio de Asuntos en Género de la UNAL Sede Bogotá.

Secuelas del dolor

Cabe resaltar que este tipo de violencia también la sufrirían personas de la comunidad LGBTIQ+ y muchos hombres. De ahí que presentan una sintomatología física (golpes, arrastramientos, mutilaciones, etc.) y mental, como por ejemplo el estrés postraumático.

La psicóloga Alejandra Rodríguez, asociada al proyecto Equidad de Género de la UNAL Sede Bogotá, explica que “este consiste en pensamientos, percepciones corporales, recuerdos, representaciones involuntarias o alucinaciones que, de no contar con un manejo clínico, puede evolucionar al trastorno depresivo o a otros síntomas psicóticos (sin sufrir de esquizofrenia)”.

Otro posible trastorno es el de ansiedad generalizada a partir de eventos traumáticos como la VBG. Hay hiperactivación fisiológica, mucha dificultad para conservar la calma y pensamientos intrusivos que, de no tratarse, también pueden evolucionar a pensamientos de desesperanza, suicidas o la muerte.

Su nivel de afectación podría ser tan alto, que alteraría las horas y la estabilidad del sueño; así mismo, después de situaciones violentas muchas personas pueden refugiarse en sustancias legales (cigarrillo, café, alcohol) o psicoactivas ilegales con tal de escapar un poco de la realidad o de las emociones que provoca el dolor.

“Algunas personas también recurren a reconectarse con su propio apoyo de una manera extrema, no pueden permanecer solas, llaman a todo el mundo, evitan lugares o actividades y tratan de evitar esa sensación de malestar que les generaron los hechos o personas que les agredieron”, explica la psicóloga Rodríguez.

Protección para la mujer tumaqueña

Después de la reclamación de las mujeres y lideresas del municipio, el 18 de enero de 2021 se creó la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género del Distrito de Tumaco.

Aunque en 2010 se creó la política pública de la mujer de Tumaco bajo siete ejes fundamentales, esta Secretaría habrá tenido unos notables resultados a lo largo de este año en pro de la protección y el cumplimiento de los derechos humanos de las víctimas de violencia de género.

La asesora Morales menciona que “logramos la pronta actualización de la política pública de 2010, la reactivación de comités de género y de la ley 1257 del 2008, en pro de la erradicación de las VBG. Hemos encontrado formas de erradicar estas violencias a través de la reactivación económica y la autonomía de las mujeres, y en apoyar el fortalecimiento de organizaciones femeninas del municipio”.

“Por último, la Secretaría se ha consolidado en cinco pilares: emprendimiento, vivienda, derechos humanos, salud y educación, cada uno de los cuales se propone a ayudar a las mujeres, hombres y a los miembros de la comunidad LGBTIQ+ a escapar de estas realidades violentas”, concluye la asesora.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS