Nicolás Toro – Cultura ciudadana

28 visitas

Compartir artículo en:

Siempre he pensado, como ciudadano sociopolítico, que los gobiernos, las políticas y las sociedades, deberían tener siempre en prioridad a la cultura ciudadana, la convivencia, la tolerancia, la cívica y, de ser necesario, recordar la ética y la moral, para aportar en el crecimiento de las personas y, por ende, de los animales.

Es muy esperanzador el discurso del alcalde electo Nicolás Toro, porque está enfocado en reconocer y comprender la importancia de la cultura ciudadana. Por ahí es el camino, de pronto, algunos colapsarán, en especial los escépticos, quienes únicamente creen que a esto no lo salva nadie y viven desde el individualismo, ellos dicen: “únicamente es mío lo que he construido con el sudor de mi frente”; una alcantarilla o algo del Estado, no lo apropian y, por eso, su cívica es llevada más por reprensión y autoridad, que por amor a su territorio.

Pero tienen mucha razón en estar desconfiados de un posible cambio cultural y cívico de nuestra sociedad, porque sencillamente nunca han sentido ni vivido resultados sobre la importancia de empezar a entrar en la emoción comportamental de la gente en todos los niveles poblacionales.

Y sí se puede, es un trabajo conjunto de toda la ciudadanía, pero alguien debe encabezarla, y qué bueno que haya llegado a dirigir a Pasto un toro que tiene en su constante pensamiento la cultura ciudadana y la convivencia. De ahí parte, y se pone una primera piedra para ir mejorando tantos problemas estructurales, los cuales, al irlos solucionando, nos adentrarán poco a poco en ayudar y creer en nuestra sociedad.

Y sí se puede amigos, tenemos un referente muy interesante. Quienes tuvimos la posibilidad de conocer y recorrer esa Bogotá de antes de la primera administración del profesor Mockus, podemos dar constancia de que era una metrópoli cargada de desorden. Algo mejoró, Antanas se disfrazó de superhéroe y salía por las calles a recordar la importancia de la cultura ciudadana. Hicieron partícipe a los habitantes de Bogotá con tarjetas de rechazo y de aprobación a comportamientos cotidianos.

Claro que se podrá, porque nosotros, los pastusos, amamos a nuestra bellísima Ciudad Sorpresa de Colombia.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS

ARTÍCULOS RELACIONADOS