Pupiales, la ruta ancestral del sur: Un Municipio con mucho más que cultura para el turismo regional y nacional.

Por: Nina Portacio.

Por muchas razones diversas el Municipio de Pupiales debería explotar su riqueza ambiental, cultural y arqueológica, y abrir las puertas de su territorio como los grandes pueblos turísticos de Colombia; al estilo de Salento, no menciono a Villa de Leyva o a Barichara, porque esa maravilla ya no es posible en nuestro pueblo. Pero aún podría ser similar a Finlandia o a Montenegro en el eje cafetero. Puede lograrlo, porque tiene patrimonio urbano que aún se puede evitar que sea demolido y podría restaurarse y pintarse acorde a su arquitectura colonial. El Municipio posee riquezas incalculables para mostrar, que no han sido concebidas o valoradas con la fuerza de su origen.

Hoy en día, Pupiales debe ser proyectado como un pueblo turístico del Sur, no sólo por haber sido elegido por la extinta Caja Agraria (actual Banco Agrario) y en su representación por el Director de Asuntos campesinos, Augusto Franco Gómez, para establecer el monumento Nacional al Campesino Colombiano en 1985, sino por haber sido declarado en 1975 Monumento Nacional y Patrimonio Arqueológico de Colombia. Pupiales tiene Zonas Arqueológica Protegidas a nivel nacional debido a las diferentes culturas ancestrales que habitaron el territorio. El tesoro de Miraflores, cementerios y tumbas prehispánicas que fueron encontrados. El Museo Arqueológico José Vallejo -creado en 2015- y el Museo Comunitario el Chalguar -creado en 2018- y varias colecciones privadas que existen entre sus habitantes. Resaltan, además, sus cascadas naturales como La Paila y el conjunto de toda su biodiversidad. Es importante resaltar, las 2,910 hectáreas del Municipio de Pupiales que forman parte del 67,7% del Chiltalzón o Páramo de Paja Blanca, que en su 100% es una reserva hídrica del Sur que abastece a 7 Municipios, y que en 2015 fue declarado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en alianza estratégica con CORPONARIÑO como Parque Natural Regional Páramo de Paja Blanca. Este ecosistema representa un interés nacional y regional de conservación y de protección inminente. Al igual, debería promoverse su gastronomía autóctona: El pan de maíz, las galletas artesanales de estrella, las rosquillas de azúcar y las empanadas, la casa del cuy con ruana y sombrero, entre otras. El pollo “perlinco” famoso entre sus habitantes. El mote con hornado y lechuga, la papa criolla o capiro con queso, la agua de panela con cuajada, los quimbolitos con café, todos los derivados lácteos que se producen en la zona, dulces artesanales y los infaltables bombones y panelas, etc., etc.

El agriturismo aprovechando el sistema de minifundios podría ser una alternativa que beneficiaría y generaría empleo en la región. Todo el componente musical, poético, teatral, deportivo y artístico que tiene el Municipio. La historia del pueblo documentada, sus costumbres y tradiciones, sus mitos y leyendas, la historia de los frailes que lo habitaron, la historia de la segunda emisora del Departamento que estuvo al aire por tres años: La voz de Pupiales y su Museo privado. Un espacio razonable para exhibir el trabajo de los artistas y escritores que ha tenido el Municipio, los que tiene y los que vendrán.

Yo diría y, sin temor a equivocarme, que Pupiales tiene más atractivos culturales reales e interesantes, que muchos otros destinos en los que he estado en Colombia. No obstante, en nuestro Municipio no existe un punto de información turística con flayers o guías de turismo o guías oficiales con personas preparadas, que expliquen o acompañen a propios y foráneos a recorrer nuestras riquezas o, al menos, una puerta cultural a la entrada del Municipio (similar a la que existe a la llegada a Manizales) o una señalización (tipo valla publicitaria), que guíe o ubique en contexto y que haga relevancia a todos estos patrimonios -y el respeto exigido para ellos-, porque en definitiva son cultura local. Es más, se podría generar una programación cultural permanente para cada día o noche de la Semana: Lunes de Museos abiertos, Martes de talentos musicales, Miércoles de productos locales y artesanías o tejedoras al parque, Jueves de antorchas e historias o insertar aquí, el excelente proyecto de “Entre baúles y soberados” que desarrolló Jimmy Morán, Viernes de teatro y gastronomía. Sábados de paseos ecológicos. Domingos Chamánicos y de mercado.

Nos hace falta sentido de pertenencia, deberíamos aprender de otras ciudades, países o continentes. En Europa, por ejemplo, encuentran una piedra antigua y le hacen monumento y cobran 8 euros por entrar a observarla y la gente los paga. En el jardín Botánico de Ámsterdam cobraban 8 euros por entrar a recorrerlo y uno de los mayores atractivos, para mi sorpresa, fue el jardín tropical a veinte grados -incluso en pleno invierno-, con palmas, plantas de café, heliconias y flores diversas que aquí tiene cualquier abuelita en su casa. Pero en nuestro territorio y con nuestra cosmovisión dormimos encima del oro, la plata y la tumbaga o de los infieles con los trazos Piartal, Tuza y Capulí y no los exaltamos ni cobramos por entrar al Museo. ¿Es falta de visión y proyección? o ¿Es desidia y abandono? ¿Qué es? No lo sé. Pero es lo que pasa. Y no creo que sea falta de conocimiento o falta de cultura, porque existe.

Entre tanto esto ocurre, la administración actual proyecta construir un Centro Comercial en donde es la plaza de mercado del pueblo, la cual forma parte de la tradición campesina, de alimentos cultivados y gastronomía del Municipio. Un Centro Comercial es reflejo de consumismo. Y desconoce, aún más, nuestra idiosincrasia. ¡A ver si los Pupialeños exigimos obras consecuentes con nuestro entorno! En Pupiales no hace falta un Centro Comercial citadino aunque empeñen toda su energía en ello, pero si hace falta y mucha, un Centro de Turismo (en la infraestructura del antiguo Telecom que está cerrada, por ejemplo) para potenciar la riqueza histórica, cultural, ambiental, arqueológica, folklórica y gastronómica del Municipio.

Lo planteo de este modo, porque yo no tengo ni tendré intervención administrativa ni política en el Municipio, porque para eso se requiere estar articulado o palanqueado por toda una maquinaria que no es de mi interés. En Nariño y en general en Colombia, se requiere de un padrino, mucho más que del mérito, el interés, la preparación o el conocimiento. No obstante, desde mi rincón dorado y a través de mi palabra escrita grito, a voz en cuello, que en el Municipio de Pupiales nos estamos tardando demasiado en unirnos y guiarnos por una sola estrella, para consolidarlo (con todos estos componentes antes mencionados) como: LA RUTA ANCESTRAL DEL SUR.

 ¡El territorio Papialpa los espera!

Comentarios

Comentarios