¿Solo por una camiseta?

POR JEISON MAURICIO MORENO RAMIREZ

El martes 24 de septiembre un hincha del Atlético Nacional mientras iba a coger un bus de Transmilenio fue asesinado por varios hinchas de un equipo rival, otro hincha de otro equipo también corrió la misma suerte en otra parte de Bogotá. Estos dos hechos lamentables ocurrieron un día antes de que se cumpliera el tan esperado compromiso entre Millonarios Futbol Club y el mismo equipo de la capital antioqueña.

Como dijo Jorge Alfredo Vargas: “ahora llevar una camiseta de un equipo del Fútbol Profesional Colombiano se ha vuelto un riesgo”. Y sumándole a esto los disturbios que causan los hinchas de sus equipos amados cuando pierden cada ocho días. Me acuerdo mucho de la injusticia que le hicieron al Deportivo Pasto en noviembre de 2009 cometida por Oscar Julián Ruíz quien le quitó los tres puntos y se las daba al Real Cartagena por lanzar un objeto contundente contra el juez de línea cuando ya se terminaba el partido.

 

Nos toca llevar escolta e irnos con escolta para nuestras casas porque ahora el fútbol se ha convertido en un campo de batalla muy similar a los paros que hemos vivido durante el transcurso de año.

 

Creo también que hemos perdido la enseñanza que nos dejó el pasado mundial sub 20 en nuestro país, de que los padres lleven a los hijos al estadio, de creer que el futbol solamente es un momento de alegría olvidarnos de los problemas de la vida cotidiana, del conflicto y de la vergüenza y el juego limpio en la cancha.

 

Yo comparto lo que dijo el ministro de interior Aurelio Iragorri: “el torneo del futbol colombiano no será suspendido” pues sin ese evento que nos acompaña cada ocho días desde 1948 no tendríamos participación de nuestra selección en un mundial.

 

Y ojalá en el partido que tengamos contra Chile en Barranquilla se demuestre que Colombia tiene su mejor cultura ciudadana. Yo desearía que las barras bravas que apoyan a sus equipos se conviertan de violentas a buenas de un solo corazón, de que estamos respirando una religión a beneficio nuestro y de los jugadores. Todos somos una gran selección.

 

Hoy le rendimos homenaje a más de 30 hinchas quienes cayeron en manos de los violentos disfrazados de hinchas, no queremos que suban las cifras de hinchas muertos en Colombia y en el mundo. Futbol en paz, queremos en los estadios del país.

 

Comentarios

Comentarios