Tatequieto a las aerolíneas

513 visitas

Compartir artículo en:

Por: Tirso Benavides Benavides

La Aeronáutica Civil emitió hace unos días la resolución 00205, con la que pretende controlar las tarifas de los tiquetes aéreos entre destinos domésticos, cuando la conectividad terrestre se vea afectada por circunstancias especiales como los aludes o los bloqueos, un eterno déjà vu de nuestras vías.

¡En hora buena! Con esta medida se busca evitar que las aerolíneas abusen con los precios de los pasajes ante la alta demanda que genera la incomunicación de una región por carretera. Y de eso sí que sabemos los nariñenses que, por necesidad, cuando se cierra la Panamericana, nos hemos visto obligados a pagar tanto o hasta más que por un vuelo internacional para llegar a Cali o a Bogotá.

Situaciones similares se vivieron recientemente en las rutas hacia Quidbó y Villavicencio, capitales que mientras estuvieron aisladas por tierra, se vieron afectadas por las exorbitantes tarifas de avión que impusieron las compañías aéreas amparadas en el libre mercado.

Para evitar que las empresas de transporte saquen provecho económico a costa de los usuarios cuando se producen cierres viales, la Aeronáutica determina que en dichas rutas las aerolíneas deben conservar la tarifa promedio, entre la más alta y la más económica, vigentes para el día anterior de la ocurrencia de la contingencia.

Si alguna compañía aérea que no cubría ese recorrido decide aprovechar el incremento de la demanda y ofertarla, debe limitar sus precios a los de las aerolíneas que ya las tenían dentro de sus itinerarios habituales.

Como era de esperarse la IATA (Asociación de Transporte Aéreo Internacional) puso el grito en el cielo.

Según este ente gremial, esta resolución levanta una alerta en este sector económico por ir en contra de la práctica internacional en donde el mercado, la ley de la oferta y la demanda, es la que vale. Exagera un poco, ya que solo se están regulando las tarifas en un caso especial, que pueda que sea frecuente, pero que sigue siendo una excepción.

En lo que sí creo que se pasa un poco la Aeronáutica es en la exigencia de un reporte diario sobre las tarifas cobradas y el número de pasajeros transportados. Por otro lado, se da el chance a las transportadoras aéreas de justificar alzas si demuestran que han tenido sobrecostos. Pero la decisión final también recae en la entidad. Como quien dice, juez y parte.

Quienes se oponen a la medida argumentan que atenta contra la libre competencia, pero considero que cuestión de servicios públicos, como el del transporte aéreo que está catalogado como esencial, es totalmente válida la intervención estatal. Mucho más si es  para evitar subidas de precio oportunistas, que se aprovechan de la necesidad, y muchas veces de la calamidad, de muchos ciudadanos.

Queridos aéreo transportadores: ¡No sean tan aviones!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS

ARTÍCULOS RELACIONADOS