Vía circunvalar al Galeras, un potencial económico.

El ecologista y andariego Andrés Hurtado García expresaba que “Nariño es el departamento más bello de Colombia. Primer superlativo de una serie que podría prolongarse…”.  Como se extiende esa indiferencia propia por nuestra gente, paisajes y potencialidades. Lo expreso con sobrada razón y con profundo conocimiento de causa por la sencilla razón que siendo lo que somos, somos lo que ignoramos.  Nada más bello que Nariño, sus tradiciones, costumbres, historia y cultura.

Sin embargo, nos ha faltado ese amor propio que no nos permite ser dueños de nuestros esplendores   al punto de aplazar indefinidamente el desarrollo económico que tanto se requiere y necesita. Tenemos todo para ser uno de los mejores departamentos en desarrollo turístico, gastronómico y empresarial. Lastimosamente sufrimos de dirigentes que no tienen la capacidad suficiente para guiarnos en procesos de innovación en estos ámbitos.

Lo digo por cuanto tuve la oportunidad de hacer un recorrido por la vía circunvalar al Galeras en un periplo que inicia en Yacuanquer y termina en la misma ciudad de Pasto. En su trayecto nos encontramos los paisajes más esplendorosos y acogedores, Sol, riqueza gastronómica, cultivos, gente afable y, sobre todo, paz y tranquilidad para el alma. Cada mirada nos permitía descubrir esa belleza superlativa que expresara Andrés Hurtado García; y pensamos en las inmensas potencialidades que esta región tiene en sus mismas entrañas. Nada mejor que este breve, pero intenso recorrido para entender que la naturaleza ha sido generosa y prodiga con los nariñenses.

Pero, también vimos la ausencia de nuestras autoridades, su incapacidad de aprovechar estos ricos paisajes en beneficios para su gente. No encontramos, como en otras latitudes de Colombia, una infraestructura que nos permita disfrutar de su riqueza gastronómica, de la dulzura de sus productos transformados en bebidas o tan solo un hostal que nos invite a soñar con nuestro futuro.  Encontramos pobreza, abandono e indiferencia.  Imaginamos la utopía de encontrar papayeras que reciban a los visitantes, trapiches que ofrezcan sus jugosos y dulces productos, restaurantes que pongan al alcance de los turistas esas exquisiteces que se consiguen por unas simples monedas y que se constituyen en un verdadero regalo para el paladar.

Con frecuencia viajamos cientos de kilómetros para encontrarnos con experiencias que fácilmente pueden estar en las faldas de nuestro Volcán Galeras.  En ese dulce recorrido todo es posible siempre y cuando nuestras autoridades convoquen y promuevan la inconmensurable belleza y grandeza de sus potencialidades. Sobra decir que la carretera es magnífica y en condiciones óptimas.

Lamentable llegar a Bomboná y encontrarnos con el abandono de uno de los sitios más emblemáticos de la historia regional.  “La piedra de Bolívar” debe ser prioridad para nuestros gobernantes por la encilla razón que puede constituirse en uno de los lugares que convoque al turismo y todo lo que ello conlleva. Hoy se encuentra en estado de abandono y es clara la desidia administrativa.

No me queda duda alguna.  Con un poco de inversión, mucha imaginación y una desprendida mirada de nuestros dirigentes puede hacerse de esta vía circunvalar al Galeras una de las mejores opciones de desarrollo regional. Propongámonos y hagámoslo. Mientras tanto la invitación es sencilla, realice usted este recorrido en compañía de su familia, mucho se lo agradecerá y entenderá en su plenitud las palabras de Andrés Hurtado García en su superlativo concepto de una región y de una gente que merece mejor suerte y mejores gobernantes.

Comentarios

Comentarios