Agenda oculta del Gobierno Nacional.

Mientras los colombianos, con sobradas e indiscutidas razones, protestamos en las calles de toda Colombia contra una reforma tributaria lesiva, regresiva y opresora, discurre lentamente en el congreso de la república un proyecto de ley -010/2020- que pretende introducir reformas al régimen de salud de los colombianos. Para más de 100 organizaciones gremiales, sociales y sindicales, “el proyecto de ley es contrario al ejercicio del derecho fundamental de la salud”. Solicitan retiro inmediato de este esperpento que termina de dar una estocada a la salud de los colombianos.

Estas organizaciones dirigen una carta al congreso de la república en la cual expresan, entre otras cosas, que “pretender que la red de atención hospitalaria se mantenga por venta de servicios es realmente delirante y lo único que ha conllevado es a la desaparición de la red pública hospitalaria, dejando la población sin alternativas de atención en salud, lo cual ha sido evidenciado en esta pandemia”. Esa venta de servicios se expresará, de ser aprobado este proyecto, en una verdadera feria comercial en la cual los pacientes pasarán a convertirse en clientes potenciales de una red de servicios que impedirá el acceso a la salud de cientos y de miles de colombianos. El factor económico primará sobre la necesidad de atención médico y hospitalaria, se incrementan cuotas de copago y se eximirán responsabilidades de atención en enfermedades graves.

En la Universidad Nacional de Antioquia se convocó a un debate académico con el fin de analizar los alcances del proyecto de ley 010/2020 en octubre de 2020 llegándose a la conclusión que es inconveniente por considerar que “vulnera el derecho fundamental a la salud y a la vida de todos los colombianos, consagrado en la Constitución Política de 1991”. Según algunos expertos que analizaron este proyecto de Ley,  “desconoce los determinantes sociales en salud como medio ambiente, agua potable y saneamiento básico, alimentación saludable y seguridad alimentaria, la cual se ve agravada por el desempleo y la falta de ingresos asociados a la pandemia, que son parte del derecho fundamental a la salud reconocido por las Naciones Unidas”.

Se considera que el Proyecto de Ley 010/2020 “profundiza el modelo de mercado, no se acerca a la materialización del derecho fundamental a la salud, no contiene cambios sustantivos que mejoren las condiciones de los trabajadores de la salud, no mejora el acceso a los servicios de salud ni la condición financiera de clínicas y hospitales”. Precariza la situación laboral de empleados del sector salud.

Por lo anterior es un imperativo solicitar a las organizaciones gremiales, sindicatos y universidades que, entre las exigencias esgrimidas en los actuales momentos de paro y protesta ciudadana, se sume el archivo de este proyecto de Ley que, de aprobarse, convertirá la salud en una mercancía al servicio de los grandes grupos económicos de país. Cada paciente será visto como una futura renta para estos grupos empresariales y muchas enfermedades serán definitivamente excluidas de atención en las redes públicas hospitalarias.

El académico Luis Jorge Hernández, Universidad de los Andes, lo expresa con total claridad: “el proyecto de reforma al sistema de salud no es estructural porque reafirma y profundiza la intermediación de las aseguradoras, al tiempo que se sigue utilizando un lenguaje de mercado y solo indicadores financieros…”.  Pandemia, reforma tributaria y mercantilización de la salud, un triángulo perverso en medio de un panorama desolador.

Comentarios

Comentarios