Barbacoas

Por: Walter Benavides Antia
Lima, Quito y Popayán se beneficiaron de su oro. Me encuentro escribiendo un libro que he titulado “El origen de la alianza pastusa patiana, 1809-1813”, cuando un ejército de patriotas, con tropas de Cali, Toro, Buga y Cartago, atacó Pasto, con desenlace fatal para las tropas invasoras, tierras de donde muchos caleños nunca volvieron, otros fueron expatriados a Quito, y solo unos pocos lograron regresar a sus hogares. Hacen parte de esa historia, los ríos Telembí, Patía, el asentamiento de Barbacoas, por lo que no guarde las ganas de escribir parte de lo encontrado. Lástima no poder mostrar el mapa. Los arroyuelos que le tributan al río Telembí, son el Teraimbe (también centro poblado), Nambí (Ñambí), Telpí (famoso por sus playas), Guagüí (con su playa Jamaica), Guebnambí, Inguambí e Ispí. En la desembocadura al rio Patía, hay una capilla, y cerca de aquélla la población de San José; río arriba, hacia el nacimiento, queda el caserío hasta hoy de Pambana.
1526. El piloto Bartolomé Ruiz al llegar a Tacames (Hoy Atacames, en la Bahía de las Esmeraldas, hoy Esmeraldas, Ecuador), en su primer viaje al sur, encuentra tres pueblos con indios ricamente adornados, “que tenían hasta las casas sembradas de clavos de oro sacado de Barbacoas”, y Pedro Cieza de León dice refiriéndose a las riquezas del rio Telembí: “En la tierra de adentro hacia el Poniente había mucho poblado, y ricas minas y mucha gente”.
1534. Con el objeto de proteger los centros mineros del Telembí amenazados por los federados Sindaguas, llegan tropas de Pasto.
1541. En las cabeceras del Telembí se establece el Real de Minas de Málaga, Agreda o Málaga Nueva, sobre los Cuchilimbies y Cuiles, que funda por orden de Sebastián de Benalcázar, Don Jerónimo de Aguado.
1541. Aguas arriba del río Telembí, existió el pueblo de Chapanchica o Madrigal, con historia exuberante la cual daría para varias cuartillas.
1548. Nuevo ataque de los Sindaguas, por lo que desde Pasto salen, Jerónimo de Lorenzana y Gaspar Cisneros después de celebrar con el Gobernador Benalcázar, un contrato de exterminio contra los Sindaguas, incluyendo los Chapanchicas.
1587. El capitán, Diego Galindez, establecido en su real de minas, en las confluencias del río Telembí al río Patía, informa al gobernador de Popayán que ha sido atacado por los Sindaguas, y pide auxilio, por lo que, al cabo de un año, llegan con Don Juan de Acosta, don Fernando Pérez de Rúa y el capitán Cristóbal Delgado, 20 caballos y 200 indios.
1590. El Gobernador de Popayán, trata sin éxito de fundar un centro poblado y someter a los federados Sindaguas.
1595. La audiencia de Quito envía al Capitán Fernando Copin, con algunos auxilios, para sostener la guerra contra los indios.
1597. Juan Crespo y Juan Sánchez invaden la tierra de los Sindaguas con 80 hombres de guerra de los cuales solo regresan a la cabecera, 4 soldados.
1607. El capitán Francisco Paredes con grandes auxilios de Popayán, Pasto y Quito, vence a los federados Sindaguas en horrible carnicería y funda a orillas del Telembí, en la desembocadura de la quebrada Guangüí, un Real de Minas al que llaman ciudad de Nuestra Señora del Puerto de Nuevo Toledo de Barbacoas.
1615. El Gobernador de Popayán, “Francisco Sarmiento de Sotomayor y Pimentel”, ratifica el nombre de Nuestra Señora del Puerto de Nuevo Toledo. (Solamente en 1916 es erigido como municipio del departamento de Nariño, con el nombre de Barbacoas).
1621. Nuevo ataque de los federados Sindaguas. Entonces Quito nombra a Pedro Martín Navarro, hábil aventurero, que cumplió tan bien su cometido, que pretendió hacerlo extensivo a los españoles de Barbacoas, por lo que, sometido a juicio como asesino, lo ejecutó Agustín Argüello.

Comentarios

Comentarios