Cómo crear una portada increíble para tus trabajos en 2022

16 visitas

Compartir artículo en:

Cuando se presentarán trabajos universitarios para optar a una titulación, cuando se presentarán informes y otros documentos oficiales en la empresa, pero también cuando se presentarán documentos formales en temáticas como la investigación o el ensayo, la portada es importante y a partir de ello se puede comenzar a juzgar la calidad de la obra entera.

Por eso es imprescindible crear una portada que sea de calidad, que sea original, que sea diferente, pero que en primer lugar tenga consonancia con el estilo y las normas establecidas para su correcta interpretación, lo cual no se puede cambiar ni modificar de ninguna manera, sobre todo en terrenos como el de los estudios universitarios.

Lo primero, corresponder a las normas de presentación

Cada país e incluso cada instituto o empresa suele regirse por algunas normas de presentación de trabajos de investigación y proyectos. En el caso colombiano, las normas ICONTEC para portadas son las utilizadas, pero no solo para las portadas, sino para todos los elementos distintivos que se incluyen dentro de esta clase de trabajos de investigación, aunque también en algunos documentos que suelen presentarse en las empresas, en eventos o reuniones formales.

Las normas ICONTEC ofrecen información sobre el papel y las formas de impresión en este; pero más que todo en temas como la numeración, el espaciado, las tipografías y las referencias bibliográficas. En el caso de las portadas, lo ideal es regirse por lo básico para su correcta presentación, que no es otra cosa que cumplir con los espaciados, los márgenes, la tipografía y la información contenida, que dependiendo del trabajo será invariable.

Elementos básicos de una portada siguiendo las normas ICONTEC

Creadas por el Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación, las normas para la presentación de trabajos escritos en ámbitos investigativos, universitarios y empresariales determinan que las portadas deben hacerse siempre siguiendo algunos lineamientos básicos:

  • Márgenes: con márgenes inferior y superior de 3 centímetros, con un margen izquierdo de 4 centímetros y a la derecha, de 2 centímetros, la portada es fácilmente reconocible cuando cumple con esta norma de validación técnica, por lo que antes de ser creativo y antes de llenar la información, es importante editar los márgenes.
  • Ubicación de la información: a diferencia de otras tantas normas para la presentación de proyectos, las normas ICONTEC tienen una ubicación diferente de la información contenida en las portadas. Por ejemplo, el título del trabajo está centrado y en la parte superior de la página. El resto de la información, como los autores, la leyenda del trabajo, los directores, profesores, asesores y la información sobre la institución, se distribuyen de manera equidistante por toda la página.
  • Tipografía: aunque en entornos estudiantiles que no necesiten proyectos de investigación, las tipografías en las portadas pueden ser creativas y arriesgadas, en el caso de trabajos bajo las normas ICONTEC solo es válido utilizar tipografías como Arial o Times New Roman en un tamaño 12, con todos los elementos centrados en la página.

La creatividad, en el caso de los trabajos de investigación, siempre debe estar sujeta a la formalidad y al cumplimiento de las normas para la presentación de los mismos. Porque, a final de cuentas, la manera adecuada de presentarlos y la única vía posible para que puedan ser admitidos y aprobados es mientras las cumplen. Eso no quiere decir, sin embargo, que esa normativa implique suprimir la unicidad del contenido, por lo que más importante que la tipografía o el colorido lo será la elección de buenos títulos, y por supuesto, un desarrollo exquisito de tales proyectos.

En el caso de trabajos de investigación que no están dirigidos a estas facultades, la situación cambiará drásticamente, permitiéndose el autor o los autores otras tantas libertades, que al final siempre estarán sujetas a la posibilidad de demostrar en el contenido que la portada está a la altura y en consonancia con lo expuesto en páginas posteriores.

Colombia, el país de latinoamérica con más de 50 de millones de habitantes, ha sufrido, al igual que otros países en el mundo, las consecuencias de la COVID-19.

A día de hoy, aún son inciertos los posibles resultados de esta devastadora pandemia que está provocando una bajada importante en la economía colombiana y que prevé, según fuentes financieras, una caída de hasta un 7,7% del Producto Interno Bruto – PIB nacional.

Además, los resultados del segundo trimestre podrían arrojar una caída del 16,5% y se espera una lenta recuperación del mercado laboral colombiano a lo largo del 2020, lo que dejaría las tasas de desempleo entre el el 16,5% y 19%.

Dentro del mercado laboral encontramos en la agricultura uno de los pilares principales de la economía formando un gran papel en la población activa. En 2019, la agricultura generó uno de cada cinco puestos de trabajo en Colombia, lo que supone el 22% del empleo total del país y un 9,5% del Producto Interior Bruto (PIB) del país andino, según datos recogidos por Procolombia.

Durante el pasado año además, este sector exportó 7.296 millones de dólares a más de 160 países de todo el mundo, lo que le permitió posicionarse como el octavo país proveedor de productos orgánicos de la Unión Europea. Esto supone un incremento de un 38% más que en 2018.

Materias primas como inversión

Ante una coyuntura económica como la actual,en el país colombiano estén preocupados por los estragos causados por la pandemia del coronavirus.

La baja demanda ha provocado que los niveles de exportaciones de sus productos estrella como son el café y el cacao se reduzcan de forma considerable o no crezcan al mismo ritmo que en años anteriores.

Sin embargo, hay razones para el optimismo. El café, uno de los productos con mayor nivel de exportación, ha visto aumentado su exportación en un 1% con respecto a julio de 2019. Y en lo que va de año cafetero las exportaciones disminuyeron tan solo un 6%, posiblemente menos de lo esperado.

Es en el segundo semestre del año cuando los colombianos esperan recolectar casi el 55% del volumen anual pudiendo llegar a obtener una cosecha récord, superando los $9 billones, debido a la situación provocada por la actual tasa de cambio peso-dólar y al precio internacional que está logrando esta materia.

Por su parte, a pesar de que la cotización del cacao se sitúa en valores similares a los de agosto de 2019, no hay que olvidar que la próxima cosecha da comienzo el próximo mes de octubre. Si por esas fechas hay previsiones ya de una vacuna eficaz contra el coronavirus, los precios de esta materia prima podrían verse incrementados de nuevo.

Cómo invertir en materias primas como las agrícolas

Siendo la agricultura y materias primas un importante elemento en la economía mundial, no es de extrañar que los inversionistas encuentren atractivo este sector para buscar oportunidades a través de los futuros del cacao o del café, por ejemplo.

Dado que los precios de estos futuros se fijan en dólares, cualquier subida o bajada repercutirá en los precios y por tanto en nuestras inversiones.

Para comenzar en este sector, una buena idea es comenzar abriendo una cuenta demo en un broker online de confianza donde podremos realizar nuestras primeras operaciones usando fondos virtuales.

A través de esta cuenta demo gratuita, podremos verificar cómo los futuros del cacao o de materias agrícolas como la harina o el zumo de naranja van aumentando su demanda tras el periodo de confinamiento.

Los próximos meses serán cruciales para el país, por lo que gracias a las funcionalidades de este tipo de plataformas de inversión, podremos ir desarrollando nuestra estrategia de inversión mientras aprendemos a través de los gráficos y análisis. Una vez estemos listos, podremos poner en práctica nuestra estrategia con dinero real.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS