Conquistando el relato

 

Por: Juan Pablo Torres Henao

 

 

La actividad política se organiza en torno a la idea de la victoria como un objetivo constante

 

Burguera-Serra y Tarragó Mussons

 

 

En teoría política hay algo que las y los politólogos llamamos la “ventana de Overton”. Esta ventana hace referencia, en estricto sentido, al rango de ideas que el público puede encontrar aceptables. Dicho de otra forma, la “ventana de Overton” hace referencia a las políticas que pueden ser aceptadas en una determinada sociedad  en un momento concreto dependiendo del estado de la opinión pública.

 

Ahora, si esto es así, resulta fundamental reflexionar sobre los factores que inciden en el estado de la opinión pública y por consiguiente en el movimiento de la “ventana de Overton”. A poco más de los primeros 100 días del mandato de Gustavo Petro en la presidencia de Colombia, poco se ha reflexionado sobre aquellas victorias en política que no son tangibles y objetivables, aquellas más asociadas al “relato público”.

 

El “relato público” nos remite, o más bien, persigue controlar la agenda pública y mediática procurando la presencia de ciertos temas que resultan favorables a unos determinados intereses, ya sean políticos, económicos o culturales. Actualmente podríamos señalar que en la conquista del “relato público” se empeñan ante todo los partidos políticos, los medios de comunicación masiva y las redes sociales a través de lo que hemos llegado a conocer como “influencers”, pero también de las denominadas “bodegas” mediante las cuales se pretende viralizar un contenido y las ideas asociadas a el.

 

Por medio de estos factores se pretende “decirle a la gente qué temas debe pensar, en qué términos debe pensarlos, bajo qué orientación y con qué atributos” (Burguera-Serra y Tarragó; 2021; 10), logrando, casi que de manera imperceptible, moldear el pensamiento de no pocos. Así, el relato se vuelve una herramienta de intervención social muy potente (Ibídem; 10).

 

Ganar el relato es, pues, un objetivo irrenunciable en la medida en que con ello se actúa sobre la opinión pública. Moldear el relato supone, pues, asentar el clima en el que se desarrolla la contienda política y, por tanto, promover unas condiciones propicias no es cuestión que pueda dejarse al azar (Ibídem; 10).

 

Esto lo sabe bien el presidente Gustavo Petro y sus asesores en comunicación política, tanto así que, me atrevo a afirmar que las principales victorias del “gobierno del cambio” se encuentran principalmente en la conquista del relato. Aun teniendo en contra a las grandes casas mediáticas colombianas, alineadas con los poderes económicos y políticos tradicionales, el primer presidente progresista en la historia de Colombia ha logrado instalar tanto en la agenda pública como mediática temas que antes se encontraban vetados o que se ubicaban de manera superficial como válvula de escape del malestar social, tales como las deficiencias del sistema de salud, la injusticia fiscal, el inequitativo sistema pensional, entre otros.

 

Gran parte de las dificultades que aun tiene la autodenominada “oposición inteligente” al gobierno de Gustavo Petro no se debe a la ausencia de un liderazgo claro y probado en las lides políticas, sino a que es una derecha que carece de coordenadas, es decir, que ante el nuevo “relato público” que empieza a estructurarse no cuenta, aun, con los elementos emocionales y racionales para hacerle frente.

 

La conquista del relato por parte del presidente Gustavo Petro tiene como objetivo hacer desplazar múltiples ideas que no hace muchos años resultaban impensables para el público en general -en tanto reproductores de las ideas de las clases dominantes-, a niveles de sensatez que con un mayor esfuerzo pasen a ser parte de la agenda política. Para la muestra, la noción de Paz Total, elevar los impuestos a quienes más tienen y buscar una transición energética.

 

En tanto la política se organiza de manera constante en torno a la idea de victoria, no hay que perder de vista las batallas que, pese al estar frente a nuestros ojos, muchas veces nos resultan imperceptibles.

 

 

Referencia

 

– Burguera-Serra y Tarragó Mussons (eds.) (2021). Relata, que algo queda. La lucha por la construcción del relato en política. Barcelona. Ediciones UB

Comentarios

Comentarios