Contrarreloj mensajería en bicicleta: Se toma las calles de Pasto.

Las personas que viven en Pasto, saben que cuando salen a la calle deben estar preparados para enfrentarse al caótico tráfico que por estos días afronta la ciudad. La ida a la oficina y el regreso a casa transcurren en la diaria pelea con el servicio de transporte público, aquellos en sus vehículos  que creen que pitando más, avanzarán más rápido y por último, la cantidad de motos que ya no respetan a policías de tránsito ni a peatones.

Ahí, en ese caos, entre pitos y estrés, aparecen personas que decididieron convertir a su bicicleta en su compañera diaria camino al trabajo y pedaleando como pececitos buscan su camino en medio de un estanque lleno de tiburones.

 

Andrea Ordoñez Riaño e Iván Pinilla Aristizabal,  son dos personajes que viven entre nosotros, pastusos emprendedores, personas que lidiaban con trabajos como los que muchos tienen y con los que aprendieron a convivir, más no realmente a disfrutar. Andrea, cajera de un banco de la ciudad, y ahora que lo pienso y la conozco mejor, doy crédito a sus propias palabras: ella estaba en el lugar equivocado. Iván, doctor en letras y profesor Universitario que decidió acompañar los sueños e iniciativas de Andrea.

 

Juntos dieron un giro inesperado a sus vidas, Andrea tenía ya una idea que quería convertir en un proyecto de negocio, cambiaron la estabilidad de un trabajo y el sueño se fue concretando en una empresa de mensajería en bicicleta. Moldearon la iniciativa e iluminados por el escritor Eugenio Fuentes quien les sopló el nombre que se convertiría en el de su nuevo emprendimiento, “Contrarreloj – Mensajería  en Bicicleta“. Un proyecto que inició por el apoyo de familiares y amigos que fueron los primeros clientes y hasta ahora los acompañan fielmente.  

 

Andrea fue la que primero visitó las calles de nuestra ciudad y con la valentía que la caracteriza montada en su bicicleta realizaba los primeros trámites. Una experiencia que hasta ahora reconoce no es fácil, la gente no respeta a las bicicletas en la calle, que se hacen los de la vista gorda cuando ellos tienen la vía y se pasan tranquilamente en su carro o moto.

 

A pesar de los inconvenientes para enseñar cultura ciudadana para con los ciclistas, Contrarreloj se mantiene, las personas han acogido esta iniciativa y a empujoncitos comienzan a identificarlos, y ahora, el  teléfono ha empezado a sonar.  

 

Se nota que esta es una iniciativa pastusa, sus clientes tienen un lenguaje particular para realizar sus pedidos y que en Contrarreloj han aprendido a descifrar, “Necesito que me recoja un paquetico ahí, a lado de la droguería de don José, frente a la Alsacia”.  Esos son nuestros clientes nos cuenta de forma jocosa, Iván.

 

Con Contrarreloj tranquilamente se puede hacer cualquier tipo de pedido, productos, compras, efectivo, y ahora incursionan exitosamente en el servicio de domicilios, realizando convenios con grandes empresas como es el caso de Más Fruta, quien apoya empresas nariñenses y nuevas ideas de negocio ecosostenibles en su cadena productiva.

 

Esta nueva iniciativa ha tenido que luchar por la falta de conciencia en las calles, por el flujo indiscriminado de carros, motos y hasta por los mismos peatones. Pasto desafortunadamente no es una ciudad amigable con el ciclista urbano, hay puertas que todavía deben ser abiertas, se deben realizar cambios en todos los niveles y entender que hay un nuevo protagonista en las calles. Hacen falta parqueaderos públicos en diferentes zonas de la ciudad, espacios que inviten a estimular el uso de un transporte ecológico, sano y con muy poco riesgo en su uso como es la bicicleta.

 

Andrea nos comenta que por parte de la Alcaldía se ven pequeñas luces de cambio con respecto a estos temas, entidades que han visto la magnitud del problema de tráfico por el que pasa la ciudad y que están proponiendo cambios significativos para promover en las personas el uso de las bicicletas para el uso diario y no solo con fines deportivos.

 

Existen en la ciudad, campañas de visibilización del uso de la bicicleta, paseos que se organizan cada fin de semana, buenas iniciativas que permiten mostrar un lado positivo del uso de las bicicletas, sin embargo se quedan en ideas de fin de semana y cada lunes son olvidadas en el garaje de la casa y cambiadas por la “comodidad” de los vehículos.

Cada jueves un colectivo de ciclistas se reunen a las siete de la noche en la entrada del parque infantil de la capital nariñense para rodar por la ciudad, esta es otra iniciativa que fomenta el ciclismo urbano.

 

“Nosotros no estamos cuestionando el uso de la moto o del vehículo, nosotros pedimos que haya igualdad en los derechos, que nos abran espacio en las vías” dice Andrea de Contrarreloj.

 

La idea es que así como la ciudad, las personas deben prepararse para estos cambios que se avecinan, no podemos cerrar los ojos ante una realidad que es evidente, el tráfico en la ciudad colapsará tarde o temprano, hay que hacer cambios radicales que nos permitan un desarrollo sostenible, es nuestra ciudad, es el lugar donde vivimos, trabajamos y donde  se están educando nuestros hijos. Es importante que los pequeños detalles se transforman en grandes ideas, que se cambien paradigmas tan ridículos como los que asocian a la bicicleta como un transporte para quienes no tienen poder económico para comprar un vehículo o una moto.

 

Es el momento de dar oportunidad a estos nuevos emprendedores que apostaron por sus creencias, quienes con este proyecto empresarial han sido semifinalistas en concurso de planes de negocio más importante de  Colombia: Ventures, y que luchan por hacer esos pequeños cambios a punta de pedalear por las calles de Pasto.

“Estamos convencidos de que el uso de la bicicleta puede cambiar radicalmente los hábitos de una sociedad, el consumo responsable, la pacificación de las relaciones sociales, en términos del tráfico, una manera más inteligente de aprovechar los recursos energéticos, de aprovechar el espacio público”.

 

La proyección de Contrarreloj es convertirse ahora en una fundación para el fomento de la cultura de la bicicleta, La Fundación a 20 km por hora.

“La idea es que contrarreloj se convierta en el músculo económico de todos las iniciativas que queremos hacer, era importante empezar con esta idea para que respalde proyectos como por ejemplo, la escuela de ciclismo urbano, hay mucha gente que no sabe manejar bicicleta o sobre sus cuidados, realizar acompañamiento a las mujeres en la ciudad, porque a veces les da miedo enfrentarse al tráfico” comenta Andrea.

 

Las condiciones están dadas para que la gente tome la decisión y pedalee hacia un cambio. Si un día estás de pico y plata, desempolva la bicicleta y atrévete a usarla, lo más seguro es que te sorprendas de descubrir nuevos paisajes, y tal vez al otro día decidas que el que debe ir al garaje esta vez es tu vehículo.

 

Contrarreloj aparece como esa opción que no estábamos esperando, que nos sorprende gratamente y que nos invita de vez en cuando a sacudir un poco las cosas, cambiar el orden en nuestra rutina, cambiar ideas absurdas que nos limitan. En épocas donde los automotores mandan la parada, dos ciclistas decidieron convertirse en agentes de cambio en pro de una ciudad ecosostenbile.

 

Página10 promueve cualquier acción positiva que se genere en la ciudad, apoya las microrevoluciones y le apuesta al cambio que favorezca un medio ambiente eco- sostenible para todos…. y tu que apuesta haces por tu ciudad ??

 

Para realizar tramites, pagos de servicios, domicilios contacta a Contrarreloj en el celular (o Whatsapp) 314 878 7662  – 300  788 0547 – 722 9432

Email: contrarrelojenbici@gmail.com

 

 

Comentarios

Comentarios