El dólar y la golpeada economía nariñense.

4 visitas

Compartir artículo en:


No pretendo escribir un tratado sobre economía, lejos de mí tal pretensión. Esa tarea se la dejo a expertos analistas económicos, que los hay muchos y muy buenos en nuestra región.
Como profano en tal materia simplemente quiero exponer algunas inquietudes de sentido común y de fácil percepción cotidiana. Seguramente y ese es el objetivo, que no otro, permitirá un sano debate entre nuestros analistas y estadistas regionales.
Hace algunos años nuestro vecino país, Ecuador, se dolarizó. Se invierte el rol comercial y los colombianos que disfrutábamos de un sucre en permanente picada hasta permitirnos ciertos lujos y un amplio comercio se ve afectado notablemente. De hermanos ricos pasamos en un dos por tres a ser los hermanos bastardos de una nueva y fortalecida economía fronteriza.
Nuestra frontera se ve colmada de ecuatorianos con muchos dólares en sus bolsillos, el comercio en general se inunda de compradores con gran capacidad adquisitiva. Por un dólar se realiza un canje desigual que alcanza y muchas veces sobrepasa los cuatro mil quinientos pesos. Esa gran capacidad adquisitiva de nuestros hermanos ecuatorianos les permite arrasar con productos y mercancías nacionales. Es fácil observarlos con sus carritos de compra o canastas llevar cantidades exorbitantes y desproporcionadas de productos básicos de la canasta familiar, prendas de vestir, electrodomésticos y alimentos.
Las preguntas elementales son, ¿en qué medida afecta esta dolarizacion a nuestro departamento?, ¿Quiénes se benefician de este boom económico y quienes se perjudican?, ¿existen medidas económicas, tributarias o comerciales que blinden nuestra economía de un desbalance comercial evidente? Y ¿en qué medida la llegada de dólares a nuestro departamento incide en los altos precios de productos y mercancías y en nuestra moribunda economía?.
No se trata por cierto de generar olas xenofobicas contra nuestros vecinos del país ecuatoriano. Se pretende buscar una manera de que esos dólares que ingresan copiosamente contribuyan con nuestra economía. Que todos nos beneficiarnos y que nos permita disfrutar de una dolarizacion fronteriza.
Nariño debe buscar y generar ese mecanismo financiero y comercial. Diseñar y proponer medidas en tal sentido, sin alejar ni distanciar ese flujo económico del cual podemos aprovechar y disfrutar. Hace alguno años reflexionamos al respecto sin que se hayan tomado medidas oportunas por parte de nuestras autoridades y dirigentes.
En medio de una reforma tributaria que se debate en el congreso de la república, sería interesante que nuestros legisladores presenten unas propuestas en tal sentido y de gran beneficio para nuestro departamento , pues su condición de frontera nos permitiría desarrollar unas condiciones peculiares y favorables. Nuestros congresistas se han especializado en jugar a la defensiva, simplemente defendiendo lo que ya tenemos sin arrebatar o ganar nuevos derechos y beneficios para Nariño.
Nuevamente, reitero y formulo una invitación a gremios y autoridades para que se pronuncien al respecto y se generen propuestas y medidas
que permitan controlar esta inflación desbordante y galopante en Nariño. Tengo la plena seguridad que ese exagerado precio en los productos básicos de nuestra canasta familiar se encuentra, de alguna manera, conectado y relacionado con la alta capacidad adquisitiva del dólar en relación con nuestro famelico peso.
En Nariño se debe propender por el procesamientos de productos agrícolas, fomentar la agroindustrua y desarrollar la empresa textil e industrial. No podemos continuar en esta lucha desigual con un dólar que nos barre en los mercados, pero que puede y debe constituirse en la gran oportunidad para Nariño y los nariñenses.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS

PUBLICIDAD