El vándalo de ruana.

283 visitas

Compartir artículo en:

*Hay que desconfiar de los cruzados contra el embuste, porque el énfasis en la verdad delata casi siempre al mentiroso*.
Javier Cercas.
La censura es un verdadero atentado contra la democracia, pero promoverla públicamente e instigar a la opinión pública a atacar a periodistas ya es un verdadero crimen. Ocurre con una publicación realizada por quien se denomina Gente de ruana – @VandaloDelSur en la cual se pregunta si periódicos como DIARIO DEL SUR ha embrutecido a sus lectores.
A renglón seguido pregunta despectivamente “¿Qué opina de gente que se cree periodista como Pablo Emilio Obando, Lucy Saldaña o Paulo Cesar paz?”. Amenaza soterrada que incita a una violencia en su contra, que promueve odio y destila deseo de linchamiento.
Expresa que “El presidente Gustavo Petro afirmó que el periodismo ha embrutecido al país”, relacionando nuestros nombres con esta afirmación que nos pone como unos asaltantes de la fe pública y de organizar complots informativos al servicio de oscuros intereses.
Hasta donde conozco tanto la periodista Lucy Saldaña y el comunicador Paulo Cesar Paz son un referente del periodismo y la comunicación en nuestra región, dueños de un estilo propio y son ampliamente reconocidos por la opinión pública. Sus informes se han constituido en una voz de alerta en muchos episodios de corrupción y malversación de recursos públicos. Su voz se ha dejado escuchar en diferentes escenarios en su intento de formar a una ciudadanía en aspectos tan cruciales como el respeto y la tolerancia.
Respecto a DIARIO DEL SUR se puede afirmar que sus páginas recogen información que nos permite entender y analizar la realidad regional. Con un equipo periodístico serio, analítico, conocedor de su labor y siempre dispuesto a servir a los intereses regionales. Sus periodistas y columnistas se constituyen en una garantía de imparcialidad.
En lo que a mí respecta he tratado de conservar el rigor periodístico que nos debe caracterizar. Alejado de fanatismos y buscando siempre la educación de una opinión pública. Por supuesto que esto implica tocar y abordar temas que no siempre comparten nuestros lectores.
Pero, que se nos catalogue de embrutecedores o manipuladores de la opinión pública ya es delicado. Nos expone a atentados, agresiones, insultos y hasta la misma muerte. En un país polarizado, fanatizado, ideologizado y acostumbrado a la ausencia de una rigurosa investigación periodística no se puede perdonar la independencia periodística.
Admitimos los odios, pero denunciamos el hecho de exponernos a la furia de una sociedad carcomida por los odios partidistas. No puede este VÁNDALO DE RUANA acallarnos con sus insinuaciones de muerte y terrorismo. No podemos escribir o decir lo que él considera bueno o malo, eso sí sería embrutecer.
También dejamos constancia de la indiferencia de nuestras autoridades que nos dejan expuestos a este tipo de amenazas sin que tomen o brinden las medidas de protección del caso. Opinar no es un delito, no proteger de amenazas y agresiones sí lo es.
Este VÁNDALO del Sur debe ser investigado por nuestras autoridades, su escrito e incitación a acallarnos es un delito que no puede pasar desapercibido. Las redes sociales no pueden constituirse en una guarida de indolentes y resentidos que atacan la libertad tratando de imponer sus falsos criterios periodísticos.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS

ARTÍCULOS RELACIONADOS