La mala hora de Nariño

Nuestros congresistas y gobernantes nos deben una explicación sensata a los nariñenses. Después de hacer público el “presagio” de que la indignación de nuestros congresistas ante el anuncio del DNP de recortar importantes y vitales recursos para el departamento de Nariño podía tratarse simplemente de una estrategia electoral para reencaucharse y salir nuevamente a la palestra electoral, se anuncia que lograron prodigiosamente un incremento del 37% que se equipara al promedio nacional. Informan con bombos y platillos que su destacada gestión como por “milagro” fue atendida.

Lo que callan es que dentro del presupuesto nacional quedamos excluidos definitivamente de la vía Pasto – Popayán, únicamente se anuncia recursos para “reparcheo y mantenimiento”.  Miles de millones de pesos perdidos para nuestra región, condenándonos a un verdadero calvario.

Igualmente se anuncia que no existen recursos para la construcción de un poliducto hasta nuestra región. Los recursos únicamente alcanzan hasta Popayán. Hacia el Sur la misma desidia.  Para proveernos de gas y gasolina continuaremos por las mismas vías peligrosas y obsoletas. No hay derecho.

Para rematar, se anuncia por parte de algunos expertos en materia económica que en el documento presentado por la DNP a Nariño   le restan dos mil millones de pesos al subsidio del GLP, presagio de alzas y acaparamiento. Menos personas gozarán de un subsidio en nuestra región. Alza de productos y combustibles.

Y como si no fuera poco se nos recortan y esfuman cuatro mil doscientos cincuenta y cinco mil millones para la Cultura en Nariño. Nuestros artistas y gestores culturales sufrirán el abandono de sus proyectos y emprendimientos.  Un sector golpeado históricamente al que se le propina un golpe mortal.

Las cosas no paran ahí, continúa embolatado el rubro para Ambiente y Desarrollo Sostenible.  Nariño condenado a reducir políticas y acciones ambientales en un momento histórico vital para prevenir efectos nocivos de un mal llamado desarrollo económico e industrial.

Entonces, ¿que celebran? Acaso es más importante un debate electoral que el bienestar de los nariñenses.  Nada han recuperado, mucho han hecho perder. Esperamos una explicación sensata y honesta.  Las cifras hablan por sí solas.

Comentarios

Comentarios