Nariño hacia la transición energética: Proyecto geotérmico binacional Tufiño- Chiles- Cerro Negro

114 visitas

Compartir artículo en:

Por: David Salcedo Castillo

Docente Investigador Departamento de Electrónica

Universidad de Nariño

Pasto, Colombia

davidsalcedoc@gmail.com

La visión de desarrollo plasmada por el gobierno nacional en curso en su Plan Nacional de Desarrollo 2022 -2026 “Colombia potencia mundial de la vida” (PND), genera expectativas para el departamento de Nariño y sus comunidades por ser un territorio con gran potencial energético. En esta región, las transformaciones propuestas en el documento Bases Plan Nacional de Desarrollo 2022-2026, en particular “Transformación productiva, internacionalización y acción climática” (p.27), se pueden hacer realidad. Nariño tiene en este PND la oportunidad de contribuir en la migración hacia energías limpias a partir de la generación de energía con fuentes no convencionales de energía renovables (FNCER) como la geotermia. En este texto se defiende la posición de que el Proyecto geotérmico binacional Tufiño- Chiles- Cerro Negro es una alternativa de desarrollo que en los programas de democratización de generación de energía y, en el marco de la transición energética justa puede contribuir con la diversificación de la matriz energética, reducción de tensiones tarifarias, transacciones internacionales de energía, creación de comunidades energéticas y soberanía energética en el territorio.

Evidencias del potencial geotérmico de Nariño y de la importancia de este proyecto para Colombia y Ecuador, son los diversos estudios que el gobierno  viene realizando  desde 1970 en alianza con instituciones estatales y privadas de índole nacional e internacional, tales como: Universidad Nacional de Colombia (UNAL), Pontificia Universidad Javeriana (PUJ), el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (COLCIENCIAS),  el Servicio Geológico Colombiano (SGC), Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC EP) e ISAGEN, entre otras. Estas investigaciones se han enfocado principalmente en determinar el potencial geotérmico del país y, como muestra de ello en el Programa de difusión de resultados del Proyecto Geotérmico Macizo Volcánico del Ruiz,  la empresa ISAGEN apoyada en Battocletti (1999)  menciona un potencial geotérmico de 2.2 GW distribuido en regiones volcánicas de los departamentos de Nariño, Cauca, Huila, Risaralda, Caldas y Tolima, destacándose dos proyectos de interés: uno en el macizo Volcánico del Ruiz con 50 MW, el otro, en territorio nariñense de influencia de los volcanes Tufiño, Chiles y Cerro Negro en la frontera con Ecuador con un potencial de 90 MW[1], concretamente en territorio del Resguardo del Gran Cumbal.

No obstante, aunque el proyecto tiene enorme potencial y puede generar dinámicas de desarrollo endógeno de gran impacto para la región y los dos países hermanos, alrededor del mismo existe un conflicto que deberá ser analizado y abordado desde una perspectiva interdisciplinaria, incluyente y participativa. Menciona Salcedo (2016), que en el año 2013 la empresa colombiana ISAGEN –en ese entonces aún tenía participación el Estado colombiano y era administradora del convenio binacional, se vio obligada a suspender los trabajos de perforación del pozo exploratorio para medición del gradiente geotérmico[2] al no contar con los permisos de la comunidad para ingresar al territorio. Además, encontró que esta situación fue originada por no haberse abordado el proceso de Consulta Previa a cabalidad, excluyendo gran parte de la comunidad en la socialización del proyecto y desconociendo su cosmovisión del mundo de acuerdo a testimonios de algunos comuneros. En consecuencia, el Resguardo del Gran Cumbal acudió a vías de hecho que terminaron retirando al personal técnico enviado por la empresa ISAGEN, abandonando la posibilidad de continuar con los estudios de pre-factibilidad y factibilidad del proyecto.

Si bien, los proyectos geotérmicos para generación de energía eléctrica en territorio indígena a nivel mundial no son comunes, existe el caso exitoso de Nueva Zelanda y el Pueblo Indígena de los Maoríes. Menciona Sohr (2013) que en este país la clave para la consolidación de este tipo de proyectos ha sido la fortaleza institucional de los Maoríes enmarcada en su normativa Resource Management Act 1991[3], la cual, ha permitido que el Estado y las empresas del sector energético hayan implementado modelos de negocios en los cuales los Maoríes participen como socios. En este sentido, la realización del proyecto geotérmico binacional Tufiño-Chiles-Cerro Negro parece estar en condiciones ideales en el marco de gobernanza de esta administración. Esto, ya que en términos generales el PND (2022) expone: una transformación productiva sustentada en el conocimiento y en armonía con la naturaleza, el llamado a la comunidad internacional para proteger los recursos naturales y la acción conjunta en el cambio climático, la consolidación de  vínculos con países y regiones que permitan consecución de nuevos aliados y socios, Colombia como potencia energética en búsqueda de alternativas de desarrollo que sean limpias, el Plan de expansión y desarrollo de Geotermia y, la búsqueda de mecanismos que permitan avanzar en el licenciamiento ambiental y la consulta con comunidades indígenas.

Vale la pena decir que en el Plan Plurianual de Inversiones 2023-2026 (PPI) el departamento de Nariño empieza a ser reconocido como un territorio con potencial energético al identificarse un proyecto estratégico para Nariño denominado Plan de expansión y desarrollo de Geotermia (PPI,2022,p.152), el cual, una vez capitalizado, podría generar valor para la región y ciertas ventajas comparativas para empezar a transitar por la senda de un desarrollo regional  enmarcado en las dimensiones económica, social, ambiental y política. En este contexto, para dar inicio a la ruta de la geotermia en Nariño y su aporte hacia una transición energética justa se va a requerir entre otras, las siguientes acciones: a) articular todos los niveles del gobierno con la comunidad del Resguardo del Gran Cumbal como parte del Pueblo de los Pastos, esto para “buscar acuerdos, solucionar conflictos y alivianar tensiones desde una participación incluyente, necesaria en el proceso de consulta previa (Salcedo, 2016, p.57)”; b) generar mayor conocimiento e interés sobre la geotermia entre la comunidad, incentivando la implementación de proyectos geotérmicos de menor impacto, tales como la aplicación de la geotermia para climatización en cultivos, piscicultura, turismo y calefacción residencial entre otros; c) vincular a las universidades y sus grupos de investigación como generadores de conocimiento en la región por sus aportes en proyectos de CTeI sobre FNCER. Para concluir, se evidencia que la geotermia ya no es un tema de menor interés a nivel nacional y, si algunas de las acciones mencionadas son impulsadas desde el gobierno local y regional en articulación con el PND 2022-2026, se podría marcar el punto de partida de iniciativas de nuevas dinámicas de desarrollo regional apalancadas en el potencial geotérmico de Nariño.

Bibliografía

Departamento Nacional de Planeación (2022). Bases del Plan Nacional de desarrollo 2022-2026 “Colombia potencial mundial de la vida”. Bogotá.

Departamento Nacional de Planeación (2022). Plan plurianual de inversiones 2022-2026 “Colombia potencial mundial de la vida”. Bogotá.

ISAGEN SA (2016). Inversiones catalizadoras para energía geotérmica. Programa de difusión de resultados del proyecto geotérmico macizo Volcánico del Ruiz. Medellín.

ISAGEN SA (2012a). Proyecto geotérmico macizo volcánico del Ruiz. Medellín

ISAGEN SA (2012b) Notas para la investigación y desarrollo de proyectos geotérmicos en Colombia. Medellín.

Marzolf, M. (2013). Emprendimiento de la energía geotérmica en Colombia.

Ministerio de Minas y Energía, Observatorio vulcanológico y sismológico de Pasto (1997). Informe sobre la evaluación de la amenaza volcánica del Chiles y Cerro Negro, Pasto.

OLADE (1987). Proyecto Geotérmico Binacional Tufiño – Chiles – Cerro Negro, Informe Final. Aquater spa.

Salcedo Castillo, R. D. (2016). Discursos que dan razón del proyecto geotérmico binacional Tufiño-Chiles-Cerro negro. Universidad de los Andes.

Sohr, R. (2013). Las virtudes de Nueva Zelanda. En Análisis de las relaciones internacionales, página oficial: https://raulsohr.wordpress.com/2013/07/26/las-virtudes-de-nueva-zelanda/

Solarte, Cifuentes & Delgado (1999). La huella de los Pastos. Un Pueblo de raíces profundas y de inmensas proyecciones al futuro. Pasto.

Vázquez – Barquero, A. (1998). Desarrollo local. Una estrategia de creación de empleo. Madrid.

[1]  Una capacidad instalada de un (1) MW (Megavatio) puede generar más de 500.000 kWh/mes (kilovatios hora al mes), es decir, la energía suficiente para un promedio de 3500 viviendas de estrato 1 a 2.

[2] El gradiente geotérmico en condiciones normales se encuentra alrededor de los 30°C/km.

[3] En esta ley de gestión de recursos, la sección 6 en sus incisos (b), (c) y (e) promueven la protección de las características del territorio, agua, flora, fauna, cultura y tradiciones ancestrales de los Maoríes.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS