¿Por quién no votar?

46 visitas

Compartir artículo en:

Uno se sorprende mucho al ver la entrevista de Los Informantes con Juan Fernando Petro, hermano del Presidente, quien dice que en el Pacto Histórico se comportan como las pirañas. Valdría la pena mirar qué son y hacer un símil rápido de lo que significan estos animales.
https://www.las2orillas.co/como-funciona-el-diagrama-de-nolan-en-las-elecciones-del-29-de-octubre/

Una de las palabras más manoseadas durante la época electoral es CAMBIO. Se escudan en ella aquellos políticos que conocen el anhelo de los pueblos de alcanzar algunos logros de índole económico, social o laboral.

En Colombia el mapa político sufrió una verdadera transformación a raíz de la elección de Gustavo Petro Urrego como presidente de los colombianos. Creímos en su convicción de forjar verdaderos cambios en nuestro país. Después de un año de gobierno vemos que nada ha cambiado, por el contrario se agudizó el (des)orden público, se incrementó la inseguridad, alcanzamos cifras alarmantes de inflación y la pobreza se manifiesta impune y atroz. Nada ha cambiado, las costumbres políticas continúan igual y la burocracia y clientelismo simplemente cambio de eje.

Lamentable decirlo y reconocerlo, pero la nueva bancada del Pacto Histórico de Nariño NO sirvió para nada. Guardan silencio y mutismo ante la delicada crisis que azota a nuestra región. La otrora izquierda actuando como la derecha en el poder. Su voz no se levanta por el simple prurito de una disciplina de partido. Traicionaron a Nariño dejándolo a la deriva.

En medio de este panorama informa la prensa regional que la suerte de Nariño no es nada agradable. Y mientras nuestros congresistas de “izquierda” callan, escuchamos una voz de una senadora catalogada de “derecha” que clama por nuestro destino: “El departamento de Nariño en alerta, la senadora Liliana Benavides Solarte prendió las alarmas ante los anuncios del @MinHacienda de no tener los recursos disponibles para los proyectos estratégicos prometidos e incluidos por el gobierno nacional en el plan de desarrollo, le solicitó al ministro @ricardobonillag una reunión urgente el próximo lunes para determinar el futuro de las inversiones. Formula un llamado a la bancada parlamentaria y autoridades de Nariño para que haya seguimiento y exigencia a las iniciativas prometidas para Nariño y el sur del país”.

Su voz es de las pocas que se dejan escuchar en el congreso de la república. Aquellos que nos prometieron CAMBIO medran en su propio miasma de indiferencia por la suerte de Nariño y su gente. Nada cambió, hoy los clientelistas y burócratas son ellos, lagartean el control de las entidades estatales como a la vieja usanza de sus opositores. El CAMBIO no fue otra cosa que un engaño para el pueblo colombiano.

Por eso la invitación es a NO VOTAR por CANDIDATOS que ofrecen CAMBIO pero se encuentran rodeados de viejas figuras de la política regional. Que utilizan las mismas mañas, idénticas frases y practican las mismas estrategias politiqueras de tener en la sombra las desgastadas figuras políticas de mañosos dirigentes que usufructuaron nuestro erario.

Y, por cierto, ya debemos, superar ese perverso estilo de titularnos como PETRISTAS o URIBISTAS. Ya hemos visto que para Nariño no se diferencian en cuanto a un trato digno y decoroso.

Mucho ojo con aquellos que prometen y ofrecen CAMBIO. Si negocian repartijas burocráticas con malandrines electoreros son, sencillamente, DEMAGOGOS, populistas y culebreros que ante su incompetencia y fracaso administrativo acudirán al maniqueismo del ESPEJO RETROVISOR. Dirán en sus falsas tribunas de papel que no es posible realizar sus propuestas por la sencilla razón que todo lo encontraron derruido y en consecuencia no es su responsabilidad. Y dejarán a nuestro departamento peor de lo que simularon cambiar. Bien sabemos que Colombia y Nariño no eran un paraíso en manos de gobernantes considerados tradicionales. Eso ya lo sabemos, lo que no sabíamos era que el prometido CAMBIO era un simple timo electoral.

Si así tratan a Nariño en estos tiempos de CAMBIO, imaginemos nuestra desgraciada suerte cuando los aliados del falso Mesías se sienten a la misma mesa del brujo que hizo de los Vientos del Sur un inusitado e insospechado huracán de abandono y desidia administrativa.

Preocupante el anuncio realizado por la senadora Liliana Benavides. Nariño debe despertar de su letargo. El verdadero CAMBIO lo veremos en el instante mismo en que expresemos nuestra dignidad como pueblo. No podemos caer en el error de ser fieles con quien ha sido generoso únicamente en el papel. La realidad habla por si misma y nos conmina a mirarnos en el espejo de los pueblos olvidados.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS