Si no sabes por quién votar, te invito a hacerlo por Petro

Para quienes aún están indecisos o no quieren votar porque no se sienten representados; les cuento que deberían hacerlo, porque el identificarse con cierto candidato para apoyarlo, esta vez, pasó a un segundo plano. Ahora, tu seguridad, economía, trabajo o tranquilidad dependen del manejo humano y razonable que el próximo Presidente le dé a la cantidad de pobres que hay en Colombia, quienes con causa justa despertaron y por fin saben que tienen el respaldo social para luchar en contra de tanta injusticia y desigualdad.

Así como hace algunos años, la bandera de gobierno de Uribe fue la seguridad, guste o no, movió masas y fue aprobada por una popularidad de casi el 80 % o el acuerdo de paz del gobierno Santos con las FARC, apoyado o no, fue respaldado, incluso, por la comunidad internacional y hasta nos ganamos el segundo Nobel. Hoy hay que comprender que la bandera del presente nacional debe estar izada por la justicia social, y así evitar una época de paros o bloqueos, los cuales nos afectan a todos.

Es importante insistir en que el estallido social es distinto o por lo menos tiene diferente finalidad que un paro o bloqueo. Es decir, el primero se cimienta en un objetivo político y social, mientras que el segundo, dependiendo del contexto, presenta una meta electoral. Lo anterior lo vivimos el año pasado. Aunque nos falta reflexionar y estudiar para comprender el estallido social, ya nos demostró que cumplió con cambios estructurales en la política nacional, por ejemplo, ver al Congreso tan paritario en número de curules de diferentes partidos, es una consecuencia política de dicha marcha sociopolítica.

Gustavo Petro ha demostrado y pasará a la historia como un luchador permanente por cerrar la brecha de la desigualdad. Él comprende y lo ha mencionado en varios de sus discursos, que para ir solucionando los problemas estructurales se debe iniciar con una política de atención al hambre, la cual está presente en más de la mitad de los colombianos.

Esta bandera social que Petro la lleva consigo desde su juventud, va a atender a las minorías y a los vulnerables, quienes, al no sentirse tenidos en cuenta en los próximos cuatro años, como ha sucedido en los gobiernos anteriores, saldrán a hacer uso del derecho fundamental a la protesta social, a lo cual, hay que ponerle atención, porque sencillamente ya lo vivimos.

Lo anterior no quiere decir que Petro no va a gobernar para todos, al contrario, empezando a controlar el hambre, la inequidad, la impotencia que conduce a la rabia; pues los bolsillos y la seguridad de los colombianos irá mejorando. Imagínense hoy un Presidente que se aproveche del pobre, pues hasta antes del estallido social lo mirábamos como folclor o paisaje, pero ahora, tras la protesta del 28 de abril 2021, ya no se puede manejarlo desde una sala echando güisqui en el exterior como estaban acostumbrados. Siempre leía que el constituyente primario es el más poderoso, pero nunca lo vi en la práctica, hasta que participé de él para evitar que una reforma tributaria sea solamente pagada por el pueblo.

Amigo indeciso, vote por Petro, porque además de sus propuestas acertadas para Colombia, usted y el país va a ser un veedor de su gobernabilidad. Él sabe que debe cumplir con lo propuesto, ya que, si se sale de ello, no durará en el poder, lo derrocamos; tenemos nuestro as bajo la manga que es el estallido social, la calle, la protesta pacífica, más el apoyo del uribismo, la derecha, Sarmiento Angulo, la clase política tradicional, entre otros, es decir, Petro es consciente de que debe gobernar bien. Él tiene claro que no es pasar el clientelismo y la burocracia de un color a otro.

Voten sin miedo por Petro, él es un estadista conocedor y respetuoso de la multiculturalidad colombiana, sus propuestas son enfocadas para el bienestar de toda la sociedad.

Por: Emilio Jiménez Santiusti

Comentarios

Comentarios