Una pérdida irreparable.

90 visitas

Compartir artículo en:

“Dicen que la noche que murió el escritor Faustino Arias Reynel en Tumaco hubo silencio y consternación; creo que ésta es otra noche de esas! Se cayó una de las piezas del paisaje que inspiró los poemas y canciones de Faustino Arias, de Manuel Benítez y de Guillermo Payán Archer; se ha perdido el monumento natural que fue el “alma Tumaqueña” de todos los nariñenses”.
Voces como la anterior y que en estos momentos circulan por las redes sociales son el testimonio de un pueblo que siente la pérdida de uno de los sitios más emblemáticos de Tumaco que: “A un costado de la playa se encuentra el Arco Natural y en su interior el Rostro Vigilante del mar, una figura amorfa formada por el golpe de las olas. Su majestuosidad resalta en el océano pacífico, causando gran impresión entre turistas. En temporada de marea alta, el arco se oculta en el mar. Cuando la marea está baja se puede pasar bajo el arco caminando, sintiendo la arena suave en los pies, para encontrarse al otro lado con la “Cueva de Morgan”.
Cantado por poetas y lugar de romance y descanso. Sitio de encuentro del mar y las olas, refugio de turistas que encontraban en sus tranquilas aguas el descanso de sus fatigas ante el abrazo de ese Sol grande y generoso.
Asi registran la noticia en Tumaco: “Casi a medianoche, Tumaco pierde un ícono de la cultura propia de esta región, hablamos del ARCO DEL MORRO, para propios y turistas este era un lugar emblemático y fundamental para el turismo. Aquí les resumimos un hito histórico: El arco del morro es el nombre con el que fueron bautizadas y básicamente consiste en un puente de piedra natural tallado por el agua. Durante la conquista y la colonia este lugar sirvió para protegerse de los ataques de los piratas que acechaban las embarcaciones y tesoros españoles.
Adiós arco del morro”.
Silencio y consternación ante una pérdida irreparable que queda en la memoria de quienes tuvimos la oportunidad de pasar momentos familiares en su idílico escenario. Un Arco del Morro que en reiteradas oportunidades nos convocó al romance y la tertulia por su belleza inigualable y su poder de convocar sueños y anhelos.
Nos solidarizamos con el pueblo tumaqueño en estos momentos de tristeza general y hacemos votos para que esta pérdida contribuya a la unidad territorial y regional. Sin duda alguna que Tumaco es una región rica en paisaje, mar, y cielo. Y sea esta la ocasión para que se muestre sus rincones y escenarios paisajisticos. Tumaco es bello superlativamente y la inspiración permanente de juglares y poetas que una vez conocen sus colores y sus playas se rinden enamorados ante el encanto de sus olas y su mar.
Al Arco del Morro lo despide la Luna entre tímida y enamorada, silente, confundida y alterada como si entre un beso y una caricia de sus rayos se hubiese desmayado el candor de su presencia. Que falta que nos hace FAUSTINO ARIAS en momentos como este en que un pedazo del alma también cae entre sonidos de mar y eternidad.
Adiós ARCO DEL MORRO.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS