La literatura invisible del litoral pacífico

11 visitas

Compartir artículo en:

Por: Oscar Seidel

Es muy frecuente oír el lamento de los escritores del litoral Pacífico colombiano, grito lastimero dado por una ayuda y atención mejor del Gobierno nacional, de los entes departamentales, y porque no, para que nos quiten el “calibalismo” que nos aplican en Cali.

Cuando hemos solicitado que nos ayuden a difundir nuestra oralidad, la literatura, y la expresión cultural de este vasto territorio, es porque lo necesitamos, y hemos hecho mérito para obtenerlo.

¿Qué representa el Pacífico colombiano? Por distribución política realizada desde Bogotá, el Pacífico colombiano está conformado por los departamentos de Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño, y es una región que comparte frontera con Panamá, asociada a cuatro municipios fronterizos en el departamento del Chocó y con Ecuador, asociada a diez municipios del departamento de Nariño.

La región se caracteriza por su inmensa biodiversidad, riqueza hídrica, confluencia de grupos étnicos y privilegiada ubicación en la cuenca del Pacífico. La región tiene una población aproximada de ocho millones de habitantes.

A partir de las diferencias geográficas, sociales, productivas y de conectividad, se identifican dos grandes franjas territoriales en la región Pacífico: litoral y andina.

Esta última concentra tanto las subregiones con mayores niveles de desarrollo y alberga las principales aglomeraciones urbanas como las capitales de departamento, con excepción de Quibdó. A saber: Cali, Padilla, Puerto Tejada, Villa Rica, Andalucía, Buga, Candelaria, Florida, Jamundí, Palmira, Pradera, Tuluá, Vijes, Yumbo, Cartago, Popayán, Pasto e Ipiales.

La franja andina reúne la mayor parte de la actividad universitaria, empresarial y económica de la región que abarca cadenas productivas como el azúcar, los alimentos procesados, los empaques, la industria farmacéutica, entre otras, en algunas de las cuales participan actores internacionales.

Por otro lado, las subregiones del Pacífico, el litoral y la andina se caracterizan por la diversidad ambiental y étnica, los niveles de desarrollo económico incipiente en torno a actividades como la pesca artesanal y el comercio, así como un atractivo potencial minero.

Con altos niveles de ruralidad de sus municipios, el litoral Pacífico con una población aproximada de un millón de habitantes, muestra también un importante rezago respecto a la franja andina, al presentar indicadores sociales inferiores a los nacionales.

Debemos luego, aterrizar y dejar el lloriqueo. La invisibilidad de los escritores del litoral Pacífico sólo la arreglamos quienes nacimos y vivimos en él, mediante el esfuerzo y ganas de hacer las cosas.

Evitemos el papel de plañidera, escondamos la mano extendida para pedir que editen nuestra obra literaria, dejemos el complejo y el sentimiento de marginalidad. Entendemos que somos minoría en las letras colombianas, y que por ello nos marginan.

Pero, no se les olvide que acá nacieron escritores como Helcías Martan Góngora, Guillermo Payan Archer, Oscar Collazos, y Medardo Arias Satizabal, entre los más destacados.

Es por eso que, el pasado 7 de mayo del 2022, la Fundación de Escritores del Pacífico Colombiano-FUESPACOL nos reunimos en la Biblioteca Departamental Jorge Garcés Borrero de Cali, para celebrar nuestra Asamblea General de 80 afiliados, en la que hicimos un informe de actividades, elegimos nueva Junta Directiva, y aprobamos el presupuesto de actividades hasta el año 2023, entre las que se destacan la Semana Cultural, la presencia en la Feria del Libro de Cali, y el estand de más de 400 libros en el Festival del Petronio Álvarez en Cali.

Seguirá siendo un sofisma de distracción decirle a la gente del litoral que el Gobierno nacional nos debe arreglar nuestros problemas, ya que año tras año nos invisibiliza más. En FUESPACOL no vamos a tirar la pluma ni a andar mendigando que nos tengan en cuenta en las actividades culturales de la región, a pesar de que muchos de nosotros llevamos viviendo más de cuarenta años en Cali, ciudad que nos acogió para vivir, en donde formamos nuestros hogares, aportamos trabajo, y hemos escrito nuestros géneros literarios.

No vamos a plañir más. Se acabó el lloriqueo literario.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS

PUBLICIDAD