Mancuso quiere contar la verdad que el país quiere conocer.

“Que la COMISIÓN DE LA VERDAD, facilite los encuentros donde converjamos los actores del conflicto armado para reconstruir y contar entre todos, la verdad sobre diferentes hechos de interés para las víctimas y el país”, es el objetivo de la carta que fue dirigida al presidente de la Comisión de la Verdad, Francisco de Roux.

La carta que fue enviada desde el condado Irwin Cuntry, Georgia (EE. UU.), por parte del exjefe paramilitar, Salvatore Mancuso, expone las razones por las que el exparamilitar quiere acogerse a la Comisión de la Verdad y la necesidad que él encuentra para que su proceso sea conocido por esa rama del sistema de justicia transicional.

Mancuso, agradeció al padre de Roux el interés de querer escuchar su testimonio pero hizo un llamado respetuoso para que sea considerado un asunto innegable dentro de la construcción de la verdad. Al respecto, Macuso manifestó que la verdad debe ser “contada de una forma completa entre todos los actores del conflicto. Ex guerrilla, ex AUC, terceros civiles, miembros de las fuerzas públicas activos y no activos, agentes del Estado de facto, políticos, todos… con las víctimas y los medios de comunicación como testigos, además del acompañamiento de organizaciones internacionales”.

Señaló que aunque “Justicia y Paz es un proceso que tiene un valor incuestionable, que pocos hasta ahora han reconocido, donde comenzó a contarse la verdad sobre el conflicto armado colombiano, el compromiso de los postulados fue superior al de algunos funcionarios que tuvieron en sus manos las verdades contadas, pero que no comprendieron el papel histórico o simplemente no lo quisieron asumir”. “Ese trabajo fue y es limitado e insuficiente, pues el mismo Estado es juez y parte y obviamente no desea que se conozcan y trasciendan las verdades para poder eludir su responsabilidad”.

Mencionó también la denuncia que ha hecho respecto a lo que está sucediendo en el proceso de Justicia y Paz y la revictimizadora lentitud procesal que afecta principalmente a las víctimas. “En mi caso, en 15 años que llevamos de proceso, solo me han condenado por aproximadamente 3000 delitos y me han imputado alrededor de 15.000 hechos de guerra de un total de 70.000 por los que debo responder por línea de mando”, dijo el exjefe paramilitar.

Por medio de la carta, puntualizó que además de la solicitud ante la JEP efectuada por la Corte Suprema de Justicia desde el año 2018 para evaluar la posibilidad de que Mancuso ingresara a en dicha jurisdicción, también él ha “venido participando en procesos preparatorios de reconocimiento y diálogos para la no repetición que varias organizaciones en conjunto con la Comisionada de la verdad Patricia Tobón Yagari y el Comisionado Leyner Palacios, han venido impulsando en varios territorios de Antioquia, sur de Córdoba, Montes de María y Choco”.

Expresó que desde hace varios años, ha venido denunciando la evidente posibilidad de que atenten contra su vida, “nunca antes habíamos visto a casi todo el aparato estatal perseguir política y jurídicamente a una persona como en mi caso particular, todo por lo incomodas que han sido y siguen siendo mis verdades, pues pretenden silenciarme a como dé lugar, es la cuenta de cobro por cumplir con Justicia y Paz” puntualizó Mancuso.

El exjefe paramilitar concluye su carta, recalcando que las victimas lo necesitan vivo desde cualquier parte del mundo, para poder continuar cumpliéndoles, “de nada les sirvo asesinado en Colombia, por eso he adelantado acciones legales en pro de proteger mi vida” dijo.

Comentarios

Comentarios