Nariño trata de hallar la ruta del postconflicto

El gobernador de Nariño, Raúl Delgado Guerrero y el senador Antonio Navarro Wolf disertaron sobre la paz en el IV Encuentro Internacional de de Culturas Andinas

Sin duda alguna en el departamento de Nariño es la región colombiana  en donde más se ha tratado de organizar una ruta concreta que lleve a una paz duradera.

La firma de los acuerdos de paz en La Habana entre el Gobierno de Juan Manuel Santos  como principal representante del Estado colombiano y la dirigencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, debe ser el comienzo de un proceso orientado hacia la búsqueda de condiciones de  vida más dignas y justas para todos en el país.

 

Está claro que si no hay emprendimiento del Gobierno nacional en la búsqueda de las direcciones que se tomarán una vez que los guerrilleros dejen las armas, la paz de La Habana no habrá pasado de los buenos deseos y tendrá una vida muy corta.

Por ahora eso no parece ser más que un buen deseo. Porque según el senador Antonio Navarro Wolf, una vez hechas las consultas en varias dependencias nacionales que de una u otra manera tendrían que ver con el postconflicto “hasta el momento no se tiene ni siquiera una cifra aproximada sobre el costo de esta fase del proceso y mucho menos se han dispuesto las políticas que se desarrollarán”.

Navarro dictó una conferencia sobre “Construcción de Territorios de Paz”, en el marco de la primera jornada del Cuarto Encuentro de Culturas Andinas en Pasto en la mañana del 1 de agosto, tratando de visualizar el panorama social de regiones como esta en momentos en que se visualiza la suscripción de un acuerdo con los alzados en armas.

 

Abreviar conversaciones

El senador comenzó por reconocer que los hechos que de una u otra manera recrudecen el ámbito social y de orden público en el país, se suman a las declaraciones mediáticas de los opositores a este proceso para generar una situación de inestabilidad en el mismo, que dada la coyuntura no es conveniente.

“Se deben abreviar las conversaciones en La Habana. Muchas veces la desorientación y el suspenso que se produce en el contexto de estas, no son buenos”, señaló.

El exgobenador fue claro al replicar que si no existe un plan concreto para el posconflicto, lo más seguro es que la paz será un nuevo fracaso. “En 25 años de tratados de paz, hemos aprendido, que además de quitar a los guerrilleros de los focos de violencia se deben implementar medidas que le quiten a la población las razones para estar en una guerra con el Estado. Si no es así, será como el cuento: Otro ocupará tu lugar”.  

Durante su conferencia, el senador Navarro hizo referencias a diversos elementos que forman parte del conflicto, como la injerencia que tienen los grupos armados en las zonas álgidas: “la guerrilla oficia, como garante de seguridad, los ladrones se acaban; como jueces, como policías; manejan la economía y establecen sus planes de gasto”, sostuvo.

 

Generar confianza

También hizo referencia a la obligación que tendrá el Estado de recuperar la confianza de las comunidades, luego de tantos años de presión y de engaños oficiales y de lo importante que será involucrar a las propias comunidades en la reconstrucción  de sus territorios o en la apertura de nuevas  oportunidades físicas como carreteras y otras obras.

Luego  de detallar varios capítulos que se deben emprender para garantizar que la dejación de las  armas sea duradera, Navarro concluyó recalcando  en que “la paz no será suficiente con lograr acuerdos con las Farc y el Eln. Se necesita una actitud muy sólida de todos los entes del Estado, que deben estar preparado para este gran reto”.

 

Raúl Delgado Guerrero

Por su parte el mandatario regional, Raúl Delgado Guerrero,  hizo referencia a la Construcción de una Paz Duradera, como llamó a su conferencia y con muchas cifras y su cabeza destacó como  el departamento de Nariño está volcando  mucho más que sus recursos económicos para buscar una paz permanente  y no temporal.

Delgado fue insistente al precisar que “los esfuerzos que se tendrán que ejecutar  una vez que suscriba la paz serán inmensos, porque de lo que se tratará será de acabar con todos los elementos y factores que de una u otra manera alimentan el conflicto. La pobreza marginal es el mejor escenario para la guerra”, señaló.

 

El mandatario también fue severo al criticar las políticas del centralismo que durante décadas afectaron a las regiones más alejadas como Nariño, como aquella que recurrió a los denominados “polos de desarrollo”  para justificar la inversión en ciertos lugares privilegiados con la idea de que a la larga el progreso se extendería por las zonas cercanas o aledañas.

 

El gobernador hizo también un llamado a los nariñenses para lograr una unidad regional en torno de los siguientes aspectos:

    – Hacer mejor  lo que le corresponde a la región, como parte del proceso de paz y el post conflicto.

    – Fortalecer la capacidad de negociación de la región a la hora de pugnar por las medidas que más garantía le darán a la permanencia del proceso de paz.

 

Delgado mencionó entre otras cosas a los programas de Desarrollo Rural Integrado para comenzar a solucionar los problemas agropecuarios y de la tierra y también destacó que el Gobierno nacional le ha reconocido en varias oportunidades que varios programas como el de “Sí se puede”, que impulsa las actividades comunitarias para sacar adelante sus territorios, ha sido valorado como un aporte importante a los diálogos de La Habana.

 

Comentarios

Comentarios