Nuevos vientos para el turismo regional.

Por: Miguel López

Cuando llegan las vacaciones los destinos más populares son: Cartagena, Santa Marta y San Andrés lugares de playa y placer; si se busca un tono más diverso pero con clima cálido figuran Cali, Medellín o el eje cafetero; si se quiere hacer de todo un poco sacrificando el clima, para compras, placer y negocios el destino seguro es Bogotá.  Parecería que las oportunidades de turismo terminan allí, pero que tal si reconocemos también otros destinos posibles como: Bucaramanga, Montería, Barranquilla, Villavicencio y Popayán (esta última muy visitada en temporada de Semana Santa); Otros destinos del país por lejanía, dificultad de acceso o costos tienen menos probabilidad de ser tomados en cuenta al momento de viajar y disfrutar de la diversidad que tiene Colombia.

Cuando afuera del departamento se menciona a Nariño son diversas las ideas que vienen a la mente de los colombianos, quizás el Carnaval de Negros y Blancos, el cuy como plato insignia o Las Lajas, sean las respuestas más frecuentes; buscando más en los imaginarios aparece, también la Laguna de la Cocha, el volcán Galeras, la Laguna Verde, la frontera y quienes han tenido un poco más de contacto con un embajador nariñense el aguardiente o el hervido. Así en pocas palabras se resume sobre un lugar tan mágico como distante y seguramente desconocido para muchos.

Como destino aéreo Pasto siempre destacó por el alto costo de tus tiquetes, la exclusividad operativa de una sola empresa dominó los precios a tal punto de ser en ocasiones más económico viajar a Miami o Ciudad de México (ida y regreso), que en un tiquete de clase turistas para esta tierra de cuyes y volcanes. Afortunadamente los tiempos han cambiado, nuevas compañías apuestan por la región y ofrecen conexión aérea a precios cómodos permitiendo que Nariño sea más accesible, prueba de eso es la llegada de la aerolínea LATAM, que el pasado 1 de febrero operó su primer vuelo entre Bogotá y Pasto; abriendo la posibilidad de acercar este territorio con otros destinos nacionales e internacionales. Esto además de ser beneficioso para los usuarios, permite generar nuevas fuentes de empleo y dinamizar en perspectiva un sector con mucho potencial para el turismo.

Es la oportunidad de mejorar la imagen del turismo regional, es cierto que el Carnaval de Negros y Blancos es el principal producto turístico del departamento pero la riqueza histórica, natural y cultural puede ser un eje fuerte para el desarrollo económico y social. Nariño cuenta con una estructura vial, hotelera y gastronómica capaz de responder a las necesidades del sector, dispone de varios recursos tanto materiales como inmateriales listos para maravillar a quienes tomen la decisión de aventurarse a la magia del Suroriente colombiano. Algo bueno están viendo las grandes empresas aéreas en el departamento, llama la atención que aerolíneas como Wingo muestran su interés de operar la ruta Bogotá – Pasto, Viva Air una ruta directa de Medellín a Pasto o incluso que antes de formalizarse aerolíneas como Ultra Air, ya contempla la región como un destino importante en su operación.

Desde siempre se ha hablado del potencial turístico regional, se espera que la entrada en operación de LATAM sea un apoyo fundamental para pasar de la posibilidad a la realidad y que esto mejore la calidad de vida para todos, quienes son partícipes en la construcción de un turismo responsable y enriquecedor.

Comentarios

Comentarios