Una visión Holística del Yoga

He practicado yoga desde los 20 años de edad, ha sido un pilar fundamental en mi vida, como parte de mi práctica espiritual, se involucra todo un sistema holístico que, además del yoga involucra, danza, canalización angelical, meditación, hoponopono, escritura terapéutica y el uso de oráculos como guía y sanación.

Puedo decir que todas estas prácticas tienen un centro, un principio, ese es la conexión.

La conexión con nosotros mismos y también la conexión con una energía de amor que, no necesariamente es religiosa, pero a mí me gusta llamarla Dios y Universo.

Cuando practicas yoga, el solo hecho de empezar a hacerte consciente de la respiración, ya se establece una consciencia de la vida, del dar y del recibir, del sentirse sostenido, del mismo desapego en cada exhalación y de que energéticamente, cuando el aire ingresa, empieza a hacer limpieza y espacio físico y energético.

También hay un cambio inmediato en el ritmo de la mente, ya que a través de las diferentes posturas y el movimiento, sacas a tu mente de la rutina y la pones a trabajar en conjunto, tanto hemisferio derecho como izquierdo buscan equilibrarse para poder sostenerse dentro de las posturas.

La combinación perfecta entre respiración, cuerpo, movimiento, destreza, intención, y también ese anhelo que te lleva a querer practicar yoga, forman un conjunto de elementos terapéuticos que, tal y como los mejores médicos, empiezan a curar y a sanar en todos los niveles de tu cuerpo y por ende de tu vida.

Tienes a tu disposición los mejores médicos universales y el yoga los activa a todos.

Como maestra de yoga, estudiante y practicante de una espiritualidad holística, para mí es muy importante que sea una práctica abierta, que podamos aprovechar la sabiduría del universo para plasmarla y también expresarla a través del cuerpo. Cuando empiezas a hacerte consciente, a conectar la vida, cuando te das cuenta de que nada está separado de nada y que todo es lo mismo solo que con diferentes nombres y algunos incluso creencias religiosas, pero que en realidad forman parte de todas las tradiciones del mundo y no pertenecen a nada en específico, en ese momento te abres a un nuevo universo, vas a cada clase, a cada práctica motivado de aprender algo nuevo y de esta forma empiezas a tener una práctica holística que involucra y sana toda tu vida.

El yoga es para aprender una forma más hermosa de vivir la vida, de descubrirla a través de ti, de integrar cuerpo, mente y espíritu y comprender que todos trabajan en conjunto y, la base principal de todas mis prácticas y enseñanzas: No lo estás haciendo solo. En una clase de yoga también has sido guiado y estás aprendiendo a despertar y a activar tu propia guía interior, abrir tus canales de conexión con el universo y entrar en un estado profundo de yoga, es decir Unión.

Comentarios

Comentarios