Primer encuentro de jóvenes corregimentales del municipio de Pasto

Por: Diana Figueroa y Jorge Delgado.

Desde el año 2008 los jóvenes de la ciudad de Pasto vienen posicionando el tema de juventud sus necesidades y retos como sujetos políticos y actores estratégicos en este territorio, producto de esta movilización e incidencia, en San Juan de Pasto existe con una política pública de adolescencia y juventud desde el año 2011. Esta como una expresión de la forma de ver y entender el mundo hace un llamado como jóvenes a retroalimentarla, actualizarla y apropiarse de ella. La juventud además de un ciclo vital es una categoría sociohistorica que se construye continuamente y necesita ser visibilizada.

En este sentido el reto ha sido aportar a la construcción del significado del Ser Joven en Pasto, encontrar puntos de convergencia  en la diversidad de este segmento poblacional. Por eso el primer paso para que la voz de muchos jóvenes sea escuchada y materializada fue el “Primer encuentro de jóvenes corregimentales del municipio de Pasto”, llevado a cabo  en el Resguardo Quillacinga, Refugio del Sol, corregimiento del Encano el día 21 de abril del presente año, liderado por la organización Minga Juvenil Nariño, la Fundación Urdiendo Minga y la Dirección Administrativa de Juventud, donde se dieron cita jóvenes de los 17 corregimientos con el propósito de pensarse colectivamente la realidad juvenil del campo y así mismo trazar una ruta que lleve a empoderarse de una dinámica fuerte que ayude a la transformación de esas problemáticas desde el fortalecer apuestas que se vienen trabajando como la Red Juvenil Corregimental y las Escuelas de liderazgo juvenil rural, como parte de una estrategia de reconocimiento de la dinámica, los fuertes lazos que mantenemos con la ruralidad y la importancia de cerrar las brechas entre lo urbano y lo rural.

Como parte de las conclusiones quedo el compromiso de motivar estos encuentros para seguir Mingueando propuestas para crear una ruta juvenil rural construida y dinamizada por los mismos jóvenes, así mismo permita potencializar la riqueza cultural, el pensamiento, las prácticas y saberes de los cabildos Quillacingas y del campesinado de los corregimientos. Todo esto en aras de aportar a la renovación de la política Publica con una visión real de la juventud rural y sea el manifiesto de las propias voces, proceso que no se ha dado en otras oportunidades en nuestro municipio.

Pues como se mencionó ser joven es mantener la capacidad de asombro, la energía y la creatividad, es la oportunidad de despertar y transformar, hoy desde lo rural que sin lugar a dudas es la base de la identidad pastusa que esta de puertas abiertas para la articulación y la reivindicación; como jóvenes rurales, campesinos e indígenas y mejor aún como jóvenes pastusos es “ver el cálido pueblo en que habitamos lleno de paz, flores, gente amable y solidaria” como así lo manifestó Miller Maigual en el encuentro. Esa es la voz de nuestro sector rural.

 

Comentarios

Comentarios