1822. Batalla de Bomboná

Por Walter Benavides Antia

Hace 200 años, mientras Bolívar en la hacienda Bomboná, avanza hacia Quito, Sucre marcha desde Guayaquil, para unírsele en Quito. Al Sur del río Cariaco se hallan las alturas del mismo nombre. El camino real que pasa por la hacienda Bomboná, camino a Yacuanquer, atraviesa el río Cariaco por un pequeño puente. En horas de la mañana del 7 de abril, el coronel realista Basilio García establece defensivamente su fuerza (1.055 combatientes) constituida por 3 batallones de infantería (Aragón, Cataluña y Milicias de Pasto) y 2 cañones. Bolívar tiene urgencia de llegar a Guayaquil a su encuentro con San Martín (por lo que ha evadido la entrada a Pasto), y comprueba que la posición realista es inabordable por el frente y por la izquierda, pero por la derecha, en las laderas del volcán hay un sendero que podía ser utilizado. Ordena que el general venezolano Manuel Valdés de Yarza, con el batallón Rifles (al mando del coronel Arthur Sandes), José Gabriel Pérez y Juan José Flores, ataquen el flanco derecho enemigo, en tanto que el general Pedro León Torres, con 2 batallones de infantería y 2 escuadrones de caballería, atacarían por el frente. A las 3:30 p.m. se inicia el ataque. Pedro León Torres es rechazado con grandes pérdidas humanas; pero el batallón Rifles, protegido por los accidentes del terreno y la neblina, cumple con éxito su misión, con lo cual les dio completo dominio de la posición. La victoria es de las tropas de Bolívar. Mientras tanto, protegidos por la oscuridad de la noche, el jefe realista Basilio García y sus tropas evacuan la posición. Al día siguiente, Bolívar recompensa al batallón Rifles, rebautizado, “Rifles de Bomboná, primero de la Guardia”, y sus miembros galardonados con la “Orden de los Libertadores”. Sandes, de 29 años de edad, pasa de Capitán a Coronel, en sólo 4 años.

“En 1822 el Batallón Rifles es seleccionado por Bolívar para actuar en las Campañas del Sur y se traslada a combatir en Popayán. El 7 de abril tiene una participación destacada en la Batalla de Bomboná, para luego continuar combatiendo en la insurrección de Pasto. Era una unidad militar de Venezuela y posteriormente de la Gran Colombia, creada con voluntarios británicos y formó parte de la Guardia de Honor de Bolívar, de la que fue su primer batallón. Formó parte de las legiones británicas, aunque la oficialidad del batallón fue mayoritariamente irlandesa”.

Edgar Bastidas en “Historia de San Juan de Pasto”, escribe: “Realistas y pastusos se retiran a la medianoche ante el rumor que fuerzas patriotas marchan desde el norte hacia Pasto, situación que lleva al triunfo de Bolívar, pues el dictamen de la guerra tenía establecido, que el ejército que quedara en el campo de batalla obtenía la victoria y su adversario debía rendirse y someterse. Más allá de la victoria y las numerosas pérdidas de vidas, la batalla de Bomboná, evitó que el coronel Basilio García y sus tropas se desplazaran a Quito para auxiliarlo, lo que quizás hubiera cambiado el resultado de la decisiva batalla de Pichincha. Además, las tropas de Sucre se ven reforzadas, con la llegada de mil soldados argentinos peruanos, procedentes de los ejércitos de San Martín”.

El 24 de mayo, en la Batalla de Pichincha, Sucre vence y entra con su ejército a Quito, y los españoles aceptan su derrota, y se incorpora Ecuador a la Gran Colombia. La capitulación incluye mil hombres y su equipo, y la liberación del territorio de Quito hasta Pasto. Luego de la batalla de Cariaco o Bomboná, Bolívar retrocede con sus tropas hasta ubicarse en El Trapiche, hoy ciudad Bolívar en el Cauca, donde se pacta la Capitulación de Berruecos, liderada por el Obispo Salvador Jiménez de Enciso. Don Basilio García resuelve el 28 de mayo la rendición de Pasto (Bolívar ignora la victoria de Pichincha), y García guarda silencio sobre el triunfo de Sucre y el 6 de junio concluye la rendición.

antia53@gmail.com. Fuente: libro, “El Bolívar de Antia”. 2010.

Comentarios

Comentarios