Camila Zuluaga recibe la “paliza” de su vida en la W

Fotografía: La Patria

En la mañana de este jueves 19 de junio Camila Zuluaga y su jefe Julio Sánchez Cristo intentaban impactar con un análisis del supuesto nuevo gobierno Santos. Al llegar al punto de la posible participación de Gina Parody, es notorio que Camila Zuluaga le dio un “papayazo” a Sánchez, para que este la cuestionara de una manera muy forzada, ante el análisis muy tranquilo de la mujer. Es muy notorio que “Julito” muestra el cobre de la parcialidad por un lado y de su propia prepotencia (aquí mando yo y punto) por otro.

Camila intenta desactivar la discusión, pero Julio trata de atizarla al máximo, para tener de donde caerle duro y al parecer desquitarse o sacarse el clavo por algo. Y lo hace con toda la artillería del caso, hasta exigirle casi de manera grotesca que investigue o que haga bien su trabajo. Independientemente de los antecedentes que tenga la periodista, por sus manejos y tratamientos a entrevistados, siguiendo la escuela de su jefe (o casi amo, en este caso), el trato que recibe es indignante. Se nota además la subjetividad y parcialidad del director por cierto sector de poder (¿con interés oculto?), lo cual para un oyente formado puede ser muy agresivo.

 

Julio Sánchez Cristo estaría perdiendo buena parte de su credibilidad y confianza, con este tipo de actuaciones en público, que a lo mejor, estaría bien hacerlo en privado y es su derecho de jefe máximo. Así Camila Zuluaga según muchos hayan hecho méritos para recibir semejante muenda, que ocurra en público donde los oyentes no tienen por qué soportar un problema muy personal, no tendría ninguna justificación. Ella tiene grandes méritos, pero al parecer también aprendió buenos resabios de su medio y le estaría tocando tragarse unos buenos sapos. ¿Una cuenta de cobro muy bien pasada?

 

Descubrir lo que hay y ocurre detrás de los micrófonos, desnuda una cruda realidad que desilusiona a una audiencia cualificada, como en este caso. Máxime en uno de los medios más impactantes y con mejor audiencia en el continente. Es preocupante lo incisivo de un Julio Sánchez, el gran “anchorman” de la radio, sobre una persona y contra una de sus mejores compañeras, que recibe al aire la paliza de su vida. Por ello la lógica diría que si la periodista tiene carácter y una importante dignidad, debería buscar resarcirse para no quedar humillada y sin talante. ¿La mejor salida para Camila Zuluaga (y la peor para Julio) sería renunciar a la W?.

 

Juzguen Uds. analizando detalladamente el audio de la reprimenda o “pugilato” que en últimas es más de una sola vía.

 

https://www.facebook.com/photo.php?v=10152076277800807

 

Comentarios

Comentarios