Jesucristo dejó con los crespos hechos a un grupo de personas en el departamento del Atlántico.

El corregimiento de Isabel López, cercano a Sabanalarga un pueblo pequeño de casas humildes, sin alcantarillado, con calles sin pavimentar es donde algunos de sus pobladores feligreses de la congregación evangélica BEREA. anunciaron que este jueves sería el día del juicio final.

Un pastor evangélico transmitió este mensaje que dice él, es bíblico y que generó una incredulidad entre varios de sus fieles; sin embargo, otros creyentes llegaron a congregarse en una precaria vivienda de este corregimiento y esperar la segunda venida de Cristo. 

Esto se convirtió rápidamente en tema de conversación y también de burla no solo local sino a nivel nacional. La noticia llevaba ya dos semanas entre los pobladores, hasta que llegó a las autoridades quienes de inmediato se apersonaron y con la presencia de personal del instituto colombiano de bienestar familiar se llevaron a 7 menores de edad que se encontraban ahí.

Se temía por la vida de los presentes, por eso fue necesaria la actuación de las autoridades competentes por temor a suicidios colectivos. 

El responsable de este grupo religioso, un docente de la universidad del atlántico Gabriel Alberto Ferrer Ruiz, presentó su carta de renuncia a la rectoría de dicha institución. En la cual decía que tuvo “una orden directa que me dio el señor todopoderoso” Y desde ese día se dedicó a preparar a sus seguidores, para lo que debía ocurrir el día de ayer.  

 

Comentarios

Comentarios